Inicio La Pampa Condenado a tres años de prisión en suspenso

Condenado a tres años de prisión en suspenso

CASO DE VIOLENCIA DE GENERO

(General Pico) En un acuerdo de juicio abreviado, la jueza de control de esta ciudad, Jimena Cardoso, condenó a un ingeniero agrónomo de una pequeña localidad del norte pampeano a tres años de prisión en suspenso, al encontrarlo culpable del cargo de «lesiones graves agravadas por haber sido cometidas contra la persona con la cual mantuvo una relación de pareja y por mediar violencia de género».
Además, por el término de dos años, le impuso reglas de conducta, entre ellas, el cese de todo tipo de acto de intimidación y perturbación para con la víctima. El acusado aceleró la camioneta cuando la mujer estaba colgada de la manija de la puerta, la arrastró varios metros y le causó fractura de los huesos de la cara.
La causa se resolvió a partir de un acuerdo firmado por el fiscal Luciano Rebechi, el defensor particular Guillermo Allasia, la parte querellante representada por la Oficina de la Mujer, y el imputado.
La damnificada, su ex pareja, prestó su conformidad y pidió que no se impusiera una restricción de acercamiento, comunicación y contacto con ella, dado que no quiso accionar penalmente en su contra.

Lesiones.
El hecho ocurrió a mediados del mes de junio del año anterior, en una localidad ubicada a 50 kilómetros de la ciudad de General Pico. Con las pruebas aportadas al proceso, la jueza acreditó que el imputado estaba en el domicilio de la damnificada, con quien mantenía una relación de noviazgo desde hacía un año, luego que se contactaran por la red social Badoo. Durante un tiempo convivieron en un departamento de General Pico, y al momento del hecho la mujer había regresado a su domicilio en otra localidad. Ese día mantuvieron una fuerte discusión que incluyó forcejeos, manotazos e insultos, todo fuera de la vivienda. En determinado momento, el condenado decidió retirarse y puso en marcha su camioneta Toyota Hilux de color blanca. La mujer se aferró a la manija de rodado, y el imputado, sabiendo que ella venía agarrada, decidió acelerar. Así la arrastró varios metros, provocándole escoriaciones y hematomas, además de fractura de maxilar superior y de los huesos de la nariz. Al momento de ser atendida en el hospital piquense, la mujer manifestó que se había tropezado y caído arriba de unos leños.
«De la reseña efectuada y los hechos conforme acontecieran en autos, no cabe sino concluir que el accionar del imputado constituye un claro caso de violencia física, de género y por la sola condición de mujer», manifestó la jueza en el fallo.