Inicio La Pampa Condenado por apuñalar a un joven

Condenado por apuñalar a un joven

EL HERIDO FUE SOMETIDO A DOS OPERACIONES Y LE EXTIRPARON EL BAZO

(General Pico) – Diego Ambrogetti, juez de control de General Pico, condenó ayer a tres años de prisión en suspenso, a un joven que meses atrás, a la salida de un boliche apuñaló a otro y lo dejó en Terapia Intensiva. La víctima de este hecho tuvo que ser sometida a dos operaciones, y debieron extirparle el bazo.
El magistrado condenó ayer a Pablo Adrián «Purri» Ruiz, de 19 años de edad, tras encontrarlo culpable del delito de Lesiones Gravísimas. Además le fijó reglas de conducta por dos años. En la causa ya se había dictado el sobreseimiento del coimputado Gonzalo Mateo Aimetta.
El juez dictó sentencia en el marco de un Acuerdo de Juicio Abreviado que fue firmado por el fiscal Guillermo Komarofky, por el defensor privado, Gabriel Navarro, y por el propio imputado. Hace dos semanas se había desarrollado la audiencia de admisibilidad formal del Acuerdo.
El hecho ocurrió durante la madrugada del 20 de julio, cerca de las 5.30, y se inició en el interior de un conocido local bailable ubicado en la esquina de las calles 23 y 24 de esta ciudad. Dentro del local, le propinó varios golpes de puño a Gastón Nicolás Velenzuela. Momentos más tarde, ya en el exterior del local, le asestó al menos dos puntazos en la zona abdominal, que lo provocaron «laceración en colon, diafragma y riñón, requiriendo dos intervenciones quirúrgica, y en una de ellas se le extirpó el bazo», de acuerdo a lo informado por el médico forense, Rubén Bocchio.

Investigación.
Durante la investigación se incorporaron diferentes pruebas que permitieron acreditar la teoría de la Fiscalía. Entre los elementos incorporados a la causa, se cuentan el acta de inspección ocular, la declaración en sede policial de un amigo de la víctima, quien adujo que la pelea se había generado porque el damnificado y el agresor, habían mantenido una relación sentimental con la misma joven. También se incorporaron los certificados de los médicos del hospital, un acta de allanamiento, y el informe del médico Gustavo Ferrerya, dos días después del hecho, en el que dio cuenta que Velenzuela estaba internado en el Unidad de Terapia Intensiva (UTI) luego de haber sido «intervenido quirúrgicamente en dos oportunidades.
Horas después del hecho, tras diferentes allanamientos en los cuales se secuestraron distintos elementos de interés para la causa, fueron detenidos Ruiz y Aimetta. Al día siguiente, el juez Ambrogetti les formalizó la Investigación Fiscal Preparatoria por la figura de Lesiones Gravísimas, y les dictó la prisión preventiva por 90 días. Además ordenó que se remitieran a la Agencia de Investigación Científica, las prendas de vestir que fueron secuestradas en los allanamientos, dispuso que se le practicara una extracción de sangre a uno de los imputados para hacer un cotejo de ADN, y ordenó una rueda de reconocimiento de personas.