Inicio La Pampa Condenado por un caso de violencia de género

Condenado por un caso de violencia de género

(General Pico) – La jueza de audiencia de General Pico, María José Gianinetto, condenó ayer a un hombre de 36 años a la pena de tres años de prisión, tras encontrarlo culpable de los cargos de «Daño simple, Lesiones leves agravadas por haber sido cometidas contra la persona con la que se mantiene o mantuvo una relación de pareja, Amenazas simples, Amenazas agravadas por el uso de arma de fuego, Abuso de arma agravado y Tenencia de arma de fuego de uso civil sin la debida autorización legal.
Además le unificó la condena con el plazo que le resta por cumplir de una sentencia anterior dictada el 24 de junio de 2011, componiendo la pena única de siete años de prisión. El imputado gozaba del régimen de libertad condicional desde el 20 de marzo de 2018.
Los hechos investigados se debatieron a lo largo de tres jornadas en un juicio oral en el que intervino el fiscal Luciano Rebechi y el defensor particular Abel Tanus Mafud.
Con las pruebas aportadas, la jueza acreditó que el 18 de octubre pasado, cuando el imputado estaba en su domicilio junto a su pareja, le rompió el celular al tirárselo al piso y la amenazó de muerte. Luego ingresó a la habitación con una carabina y efectuó un disparo a la cama. Ante tal situación la mujer se quiso resguardar en un comercio cercano, pero el imputado la siguió y la llevó de nuevo a la vivienda, la sentó en un sillón, le apuntó otra vez con el arma y efectuó un disparo hacia el sillón, al lado de donde estaba sentada la víctima.

Alegatos.
Durante los alegatos, el fiscal pidió una condena de tres años de prisión efectiva y al considerar que el imputado ya fue sentenciado por un Homicidio Agravado, a 11 años y 8 meses de prisión, y que le restaba cumplir 4 años y 27 días, pidió que se le revocara la libertad condicional y se unificaran ambas penas. El defensor entendió que «ninguno de los hechos denunciados fueron debidamente probados», y pidió la «absolución».
Teniendo en cuenta que la damnificada se desdijo de su denuncia durante el juicio, la magistrada, al momento de evaluar las pruebas ofrecidas por la fiscalía determinó que la víctima «se sintió amedrentada realmente por los dichos de su pareja quien además efectuó dos disparos cerca de su cuerpo, le rompió el teléfono celular y le provocó lesiones, más allá de que hoy ella intente mejorar su situación aduciendo enojo y sed de venganza por una infidelidad, pero aún así, el hecho está acreditado y corresponde el reproche penal».