Condenados por tres delitos en un solo día

El juez de control de Santa Rosa, Carlos Ordas, condenó a Gonzalo Adrián Mendoza y a Hugo Rafael Pebe a un año de prisión de cumplimiento efectivo y en suspenso, respectivamente, por ser autores de los delitos de hurto calificado de vehículo dejado en la vía pública, hurto en grado de tentativa y encubrimiento agravado por el ánimo de lucro, en tres expedientes diferentes. Todos los hechos ocurrieron un mismo día y el proceso culminó en apenas un mes con una sentencia firme.
El conflicto penal se resolvió por la vía alternativa del juicio abreviado, que presentaron conjuntamente la fiscala María Cecilia Martiní, la defensora oficial Silvina Blanco Gómez y los dos imputados. Los tres damnificados, al ser informados de esa novedad por el Ministerio Público Fiscal, también dieron sus consentimientos. Mendoza tiene 21 años y es pintor; Pebe tiene 27 y es ayudante de albañilería.

En enero.
Todos los hechos por los cuales fueron condenados se sucedieron el 17 de enero pasado. A las 4.40 de la madrugada “manipularon las aberturas” de un Ford Escort que estaba estacionado sobre la calle Pasteur, en Santa Rosa, con intenciones de acceder al vehículo, y escaparon al ser sorprendidos por su propietaria.
A las 17.20 recibieron un mini compresor que había sido sustraído de un Ford Sierra, a sabiendas de su origen espurio, e intentaron venderlo. Y a las 22, sustrajeron una moto Honda modelo XR que estaba estacionado en Chile y Uruguay y se escaparon en ella evadiendo la presencia policial, aunque poco después fueron aprehendidos.
A Pebe, en un cuarto legajo, se le agregaron otros dos delitos, los de lesiones leves calificadas por la relación de pareja preexistente, en concurso real con daño simple, los cuales fueron valorados en el marco de la ley 26.485 de Protección Integral contra la Mujer. Ahí se probó que el pasado 23 de noviembre, tras una discusión con una expareja en un domicilio, “la tomó de los brazos y la arrojó de la cama, y cuando salió corriendo, la interceptó y la empujó nuevamente, haciendo que se cayera al suelo y se golpeara el brazo derecho -dice el fallo-. Asimismo, el nombrado tomó una silla y la dio contra un televisor de 45 pulgadas, dañándolo casi por completo”.
Las partes acordaron, además, que Pebe cumpla pautas de conducta durante dos años, bajo apercibimiento -en caso de incumplimiento-, de revocarle la condicionalidad de la condena, incluyendo una prohibición de acercarse a menos de 200 metros de los domicilios de la expareja y de las dos mujeres damnificadas, como así mantener contacto con ellas.