miércoles, 27 octubre 2021
Inicio La Pampa Condenan a comerciante que organizó póker ilegal

Condenan a comerciante que organizó póker ilegal

TRES AÑOS DE PRISION EN SUSPENSO

Un hombre de 40 años fue condenado ayer a la pena de tres años de prisión en suspenso por ser el organizador de un torneo de póker ilegal. Además de no estar autorizado por la Dirección de Ayuda Financiera para la Acción Social (Dafas), el evento violó las restricciones sanitarias dispuestas para evitar los contagios de coronavirus.
Se trata de Adrián Martín Garrido, un comerciante de 40 años que admitió su culpabilidad en el marco del proceso de investigación judicial de los hechos. En ese contexto, el juez de Control Néstor Daniel Ralli resolvió imponerle la pena de tres años de ejecución en suspenso, por lo que deberá fijar domicilio y presentarse mensualmente ante el Ente de Políticas Socializadoras durante dos años.
Para llegar a esa condena, el juez pudo acceder a las pruebas reunidas por la investigación fiscal preparatoria, con las que pudo dar por probado que Garrido fue el organizador de un torneo de póker no autorizado por Dafas.
Ese evento se desarrollaría entre los días 11 y 16 de enero de 2021 y, según el fallo, «su convocatoria fue realizada de manera telefónica, mediante mensajes que especificaban la forma en que se desarrollaría, el monto de la inscripción y fechas y horario -dice el fallo-. Todo ello, además, en circunstancias en que las reuniones sociales se encontraban expresamente prohibidas por motivos sanitarios para evitar la propagación del Covid-19, mediante el decreto provincial 03/21».
Vale destacar que la investigación se inició a partir de una serie de tareas de inteligencia que llevó a cabo la Brigada de Investigaciones de la Unidad Regional I. Entre las pruebas recolectadas hubo capturas de mensajes de texto con la convocatoria y la confirmación de los participantes.
También se ordenó un allanamiento que dio positivo ya que sorprendió in-fraganti a siete personas que estaban jugando al póker. En esa ocasión se procedió a secuestrar «dinero en efectivo, teléfonos celulares, fichas, cartas y el contrato de locación del lugar, vigente a la fecha y cuyo inquilino resultó ser Garrido», detalló el magistrado.