Inicio La Pampa Condenan a homicida que tenía libertad condicional

Condenan a homicida que tenía libertad condicional

LE UNIFICAN PENAS, EN CINCO AÑOS Y DIEZ MESES DE CARCEL

(General Pico) – El juez de audiencia de General Pico, Marcelo Pagano, condenó a cinco años y diez meses de prisión, al unificarle al imputado la pena prevista en la causa actual con la que le restaba cumplir de una causa anterior.
El magistrado, sentenció a un año de prisión a Cristian Sebastián Heredia (29), por considerarlo autor material de los delitos de «robo simple, hurto simple (dos hechos) y resistencia a la autoridad la pena de un año de prisión.
Sin embargo, le unificó la pena con la que los cuatro años y diez meses que le restaban cumplir de una sentencia anterior, que le fuera impuesta el 3 de diciembre de 2012, componiendo la pena única de cinco años y diez meses de prisión.
En la misma causa, sentenció a nueve meses de prisión en suspenso a Enzo Bruno Reynoso (21), al considerarlo coautor de los cargos de «robo simple, hurto simple (dos hechos) y encubrimiento. En el caso de este imputado, le impuso reglas de conducta por el término de dos años.
Los hechos investigados se debatieron en un juicio oral, que se desarrolló el 19 de marzo en la localidad de Victorica, con la actuación de Pagano; de los fiscales Alejandra Moyano y Juan Marcelo Cupayolo; y de las defensoras oficiales, María Liz Figueroa Echeveste y Mariana Zabala.

Hechos.
El juez acreditó que durante la noche del 29 de agosto de 2020, Heredia y Reynoso sustrajeron un pendrive del interior de un vehículo que se encontraba estacionado sin cerradura, sobre una calle, en la localidad de Santa Isabel. Además, tras ejercer violencia sobre la puerta de una camioneta, sustrajeron un equipo de audio, dos adaptadores y un pendrive. También, de otro vehículo similar que se encontraba estacionado, robaron un criquet hidráulico.
Respecto a Heredia, el juez comprobó que esa medianoche, cuando fue interceptado junto a Reynoso por tres agentes de policía, se resistió a la aprehensión. Logró zafarse, tras sacar un cuchillo de su cintura, con el que intimidó e intentó agredir a uno de los policías, al tiempo que manifestaba «yo no voy a caer preso devuelta». Luego de ello, ingresó a una vivienda, y tras unos minutos de negociaciones con el personal policial encabezado por el subcomisario Sabaidini, dejó el cuchillo sobre la mesa y fue detenido.
En el caso de Reynoso, el juez probó que al momento de su detención, tenía en su poder un transmisor modular de MP3 que tenía adaptado un pendrive había sido sustraído de un vehículo de la localidad.
El juez tuvo en cuenta, respecto de Heredia, como circunstancias atenuantes, el rápido recupero de la totalidad de los elementos sustraídos y la carencia de lesiones en el policía que intentó aprehenderlo.
Como agravantes, consideró la pluralidad de hechos, el registro de una condena anterior, y la actitud violenta y peligrosa demostrada al momento de resistirse a su detención, por lo cual consideró justo, equitativo y proporcional, la imposición de la pena de un año de prisión.
«Teniendo en cuenta que Heredia registra una condena de 13 años de prisión por la comisión del delito de Homicidio Simple en grado de coautor, y que el 13 de julio de 2020 se le otorgó la Libertad Condicional, es que le resta cumplir 4 años y 10 meses de prisión. Considero que corresponde revocar la Libertad Condicional, toda vez que los hechos ilícitos los cometió mientras gozaba de la misma, y unificar ambas condenas en cinco años y diez meses de prisión con expresa declaración de reincidencia», señaló.
Homicidio en Realicó.

A principio de diciembre de 2012, Heredia y Eduardo Javier Ramírez fueron condenados a 13 años de cárcel por el homicidio de Héctor Liuqui, perpetrado en la localidad de Realicó. El fallo lo dictó el tribunal colegiado que integraron los por entonces jueces de cámara, Alfredo Alonso, Florentino Rubio y Fabricio Losi. En la causa intervino el fiscal de delitos complejos, Maximiliano Boga Doyhenard, y los defensores Alejandro Caram y Oscar Ortíz Zamora.
La víctima sufrió una herida de 3,5 centímetros en la zona abdominal que le llegó a la columna vertebral y le afectó la vena cava. También tenía un corte en la ceja derecha, una herida en la zona superior del tórax y hematomas en los brazos. Los testimonios fueron numerosos e incluyeron al personal policial de Realicó, al médico forense Rubén Bocchio, a personal de la División Criminalística de la UR II, y al psiquiatra Marcos Koncurat, entre otros.
Liuqui mantuvo una discusión con Ramírez y Heredia, en la que fue herido con un arma blanca. En el hospital realiquense fue atendido en primera instancia, y luego fue derivado al Centeno de General Pico, donde falleció.