Inicio La Pampa Condenan a los prestamistas por un suicidio

Condenan a los prestamistas por un suicidio

FALLO EJEMPLAR

(General Pico) – El juez de control Heber Pregno, de la Segunda Circunscripción Judicial de La Pampa con asiento en esta ciudad, condenó ayer al mediodía a los prestamistas que amenazaron y llevaron al suicidio al periodista piquense Guido Echeverri. El magistrado, en el marco de un acuerdo de juicio abreviado condenó ayer a Mario Martín Colombo (29) y al estilista Rodrigo Alejandro Rodríguez Camerlinckx (31) a seis meses de prisión en suspenso, al considerarlos autores del delito de «Amenazas simples, en concurso real», en dos hechos. El juez además les dictó reglas de conducta, que deberán cumplir por el plazo de dos años.
La sentencia fue dictada en el marco de un acuerdo de juicio abreviado presentado por el fiscal Guillermo Komarofky, los defensores particulares Omar Gebruers y José Luis Bernal, como representantes de Colombo y Rodríguez Camerlinckx, respectivamente. El fallo indica que los familiares del periodista fallecido, a través de su abogado patrocinante como querellante particular, mostraron conformidad con la resolución.
El periodista local, que trabajaba para Infopico y El Diario, se quitó la vida al día siguiente de sufrir la última amenaza por parte de los imputados, que le reclamaban el pago de una deuda.

«Gente pesada».
El juez acreditó que desde diciembre de 2018 hasta el 12 de marzo de 2019, los imputados amenazaron en varias ocasiones Echeverri, a quien le habían prestado dinero a cambio de la entrega de cheques. En la sentencia no trascendió el monto ni los intereses del préstamo.
«Las amenazas consistieron en que si Echeverri no saldaba la deuda contraída, ya sea pagando con dinero en efectivo o entregándoles un tanque cisterna de su propiedad, le iban a mandar «gente pesada» a cobrarle a su domicilio particular (donde vivía con sus padres) y a su lugar de trabajo», indicó el juez.
El 12 de marzo del año anterior, lo volvieron a amenazar con mandarle «gente pesada a cobrarle, y le dieron un día de plazo para que pagara la deuda.
Las amenazas «causaron mucho miedo, temor y amedrentamiento en Guido Echeverri, lo que sumado a la imposibilidad de hacer frente a las distintas deudas que mantenía, que lo llevaron a extender cheques de su titularidad no pudiendo hacer frente a sus vencimientos, lo llevó a tomar la drástica decisión de acabar con su vida» el 13 de marzo de 2019, al costado de la ruta provincial 101, camino a la localidad de Speluzzi.
En otro tramo del fallo, el magistrado que condenó a los prestamistas, agregó que «del análisis de los testimonios recabados por el Ministerio Público Fiscal (compañeros de trabajo, familiares y su novia), se puede vislumbrar una serie de situaciones apremiantes que sufrió Echeverri en merito a la toma de un par de créditos financieros otorgados por los imputados, a quien él los llamaba ‘usureros’, a los que no pudo afrontar, resultando a consecuencia de ello, una catarata de amenazas que le causaron mucho miedo y temor», marcó.