Sentenciaron a un empleado público por abuso

El juez de audiencia, Daniel Alfredo Sáez Zamora, condenó a José Darío Muñoz, un chofer que prestaba servicios para un organismo público provincial, a dos años y seis meses de prisión en suspenso, por ser autor del delito de abuso sexual simple contra una mujer. Según informó la Justicia, el ataque se perpetró durante un viaje oficial.
El magistrado, con las pruebas aportadas por el Ministerio Público Fiscal, dio por acreditado que a mediados de 2017, en circunstancias en que realizaba un viaje de trabajo hacia una localidad del interior, como chofer de un organismo público provincial, Muñoz comenzó a contarle situaciones personales y privadas a una mujer que iba con él.
Ya en la ruta, el imputado estacionó el vehículo en la banquina y comenzó a propasarse con la víctima, quien trató de frenarlo de todas maneras. Muñoz igual continuó con los tocamientos y, ante la negativa y la resistencia de la mujer, siguió manejando, pero sin cesar con su conducta. Incluso le dijo que no “le contara a nadie lo sucedido porque la más perjudicada iba a ser ella”. En el viaje de regreso, con otra pasajera en el auto -aunque dormida-, el empleado público no paró con los tocamientos.

Abreviado.
El conflicto penal se resolvió por la vía de un juicio abreviado convenido entre el fiscal Marcos Sacco, el defensor particular Gastón Gómez y el acusado, de 44 años, quien admitió la autoría de los hechos descriptos. La víctima, que en la causa intervino como querellante particular y estuvo representada por la defensora oficial, Silvina Blanco Gómez, también dio su consentimiento.
Como evidencias para fijar el hecho, Sáez Zamora tuvo en cuenta -entre otra documentación- la autorización de la comisión de servicio. “El delito ha quedado evidenciado no solo por el propio reconocimiento del imputado, sino también por la correspondiente denuncia efectuada ante el Ministerio Público Fiscal por la víctima, quien de forma clara y precisa describió el hecho criminoso”, indicó el juez en la sentencia.
Las partes también acordaron que Muñoz cumpla las siguientes reglas de conducta durante cuatro años, bajo apercibimiento de revocarle la condicionalidad de la pena: fijar residencia, someterse al cuidado del Ente de Políticas Socializadoras y abstenerse de relacionarse de cualquier modo con la víctima.