Inicio La Pampa Condenaron a docentes que viajaron al Mundial

Condenaron a docentes que viajaron al Mundial

TENIAN CERTIFICADO PSICOLOGICO FALSO PARA IR A RUSIA

(General Pico) – Carlos Federico Pellegrino, juez de audiencia de esta ciudad, condenó ayer al mediodía a dos años de prisión en suspenso a dos profesores de educación física, que defraudaron al Estado pampeano mediante la presentación de certificados médicos falsos para viajar al exterior. Además los inhabilitó de manera perpetua para ejercer cargos en la administración pública.
El magistrado piquense condenó ayer a Sergio Eduardo Sánchez de 23 años de edad y domiciliado en Alpachiri, y a Franco Agustín Sánchez Viglino, de 22 años con domicilio en Victorica, tras encontrarlos culpables del cargo de «Fraude en perjuicio de la administración pública y uso de documento falso». Además les impuso reglas de conducta, por el término de dos años.
La causa se debatió la semana anterior en una única audiencia, en el marco de la Cuarta Circunscripción Judicial de la provincia, con sede en Victorica. La fiscalía estuvo representada por los fiscales Armando Agüero y Juan Marcelo Cupayolo, y los imputados estuvieron representados por los letrados Marcelo Piazza y Boris José Vlasich.
Los fiscales acusaron a los docentes de haber defraudado económicamente al Estado Provincial, mediante la presentación de un certificado médico por «Depresión leve», extendido por un psicólogo, que les indicaba reposo laboral entre el 13 de junio de 2018 y el 5 de julio de ese mismo año. Sin embargo, los docentes salieron del país con destino a Rusia (a presenciar el Mundial de Fútbol), al día siguiente de iniciada la licencia, con pasajes que habían comprado con suficiente antelación, el 7 de noviembre.

Viaje al Mundial.
Durante la etapa de los alegatos finales, la Fiscalía solicitó que se condenara a ambos imputados a tres años de prisión en suspenso e inhabilitación absoluta y perpetua para desempeñar cargos y funciones como agente de la administración. En cambio, la defensa pidió la absolución, y de manera subsidiaria la absolución por el beneficio de la duda, atento que la validez del certificado médico es «imposible de establecer».
En el fallo, Pellegrino consideró que «en el contexto analizado, los certificados psicológicos presentados no reflejan la realidad de los hechos, ya que, si bien los imputados pudieron haber estado en tratamiento psicológico, la identidad de ambos certificados, en su redacción, en la fecha de expedición, en el plazo de licencia y en el diagnóstico descripto, permite concluir, que los mismos resultan ideológicamente falsos». Además agregó que «es posible establecer que con motivo del viaje al exterior en ocasión del Mundial de Fútbol, el certificado psicológico resultaba el elemento necesario a fin de poder solicitar licencia en sus respectivos trabajos y no sufrir el descuento de haberes que implicaría la toma de licencia sin expresión de motivos».
El magistrado también dio cuenta que la compra de los pasajes con una antelación de ocho meses, dio cuenta de «la voluntad de realizar el viaje, con independencia del estado de salud mental al momento de su concreción. El razonamiento de los imputados fue el siguiente: como tenían el viaje programado y a fin que no le descontaran de sus haberes los días en que estarían ausentes, recurrieron al psicólogo, para pretender darle ‘legalidad’ a su inasistencia laboral».
Por último, consideró que la conducta desplegada por los imputados es configurativa de los delitos por los que se los acusa dado que «mediante el uso del certificado ideológicamente falso, causaron un perjuicio al patrimonio de las arcas del Estado, consistente en el pago de los días como laborados y en la erogación dada en la necesidad de contratar personal suplente».