Inicio La Pampa Condenaron a joven por secuestrar a vecino

Condenaron a joven por secuestrar a vecino

CATRILO: VICTIMA LOGRO ESCAPARSE

Un muchacho de 28 años fue condenado ayer a un año y seis meses de prisión de cumplimiento efectivo, por ser autor de los delitos de amenazas agravadas por el uso de arma, en concurso ideal con coacción agravada en grado de tentativa. El hecho ocurrió en Catriló y la víctima fue un hombre de 76 años.
La sentencia contra Martín Alejandro «Quique» Amaya fue dictada por el juez de control santarroseño, Carlos Chapalcaz, en el marco de un acuerdo de juicio abreviado presentado por la fiscala Cecilia Martiní, la defensora oficial Mariel Annecchini y el propio imputado, quien aceptó su culpabilidad y permanece detenido desde hace más de tres meses. El damnificado, al ser informado sobre los alcances de lo convenido, también prestó su conformidad.
El hecho ocurrió el 21 de diciembre pasado, a la noche, cuando Amaya llegó hasta el domicilio del adulto mayor y le pidió un vaso de agua. Cuando se lo dio, el acusado sacó de su bolsillo un cuchillo con una hoja de 25 centímetros de largo. Con el arma le apuntó y lo obligó a ingresar a la vivienda, diciéndole «entrá para la cocina y sentate, acá vamos a hablar».
Enseguida, Amaya cerró puertas, ventanas y cortinas para que no se viera desde afuera y, mientras continuaba exhibiéndole el cuchillo, le dijo a la víctima: «A mí no me importa matar a nadie, si mato a uno o mato a dos me da lo mismo». Luego le preguntó si tenía dinero y finalmente le manifestó: «Bueno, te voy a pedir un favor, me tenés que sacar del pueblo ya».

Detención.
En ese momento, ambos salieron de la casa, ocasión que el damnificado aprovechó para alejarse y pedirle auxilio a un vecino. Inmediatamente llamaron a la comisaría, y Amaya se fue del lugar. Poco después de una hora de búsqueda, el muchacho fue aprehendido por la policía a una cuadra de la comisaría, sobre la intersección de calles Sáenz Peña y Del Carril de la localidad. El cuchillo finamente fue hallado en el pasaje La Umbra casi 9 de Septiembre.
Amaya, que tiene antecedentes, al momento de cometer el hecho contra el adulto mayor hacía un par de semanas que gozaba de libertad condicional, tras haber estado preso y cumplir la mayor parte de la condena impuesta por la Justicia por un delito contra la propiedad.

Hecho probado.
«No obstante contar con el reconocimiento realizado por el imputado, al suscribir el acuerdo de juicio abreviado, posteriormente ratificado en la audiencia de visu, considero que el hecho quedó debidamente probado a raíz de la descripción sobre las circunstancias de modo, tiempo y lugar brindados por el damnificado en su denuncia, lo descripto por personal policial en el parte de novedades, la declaración testimonial brindada por el vecino, el croquis demostrativo del lugar del hecho, el acta de secuestro del cuchillo, las tomas fotográficas, y el acta de reconocimiento del elemento secuestrado por parte de la madre de Amaya», señaló Chapalcaz en el fallo.
Por último, el magistrado dispuso que se consulte a la víctima si quiere ser informada acerca de algún beneficio que pueda recibir el acusado antes de completar la condena (salidas transitorias, libertad condicional, prisión domiciliaria, y otras).