Inicio La Pampa Condenaron a prisión efectiva a un estafador piquense

Condenaron a prisión efectiva a un estafador piquense

El juez de control piquense, Diego Ambrogetti, condenó ayer a dos meses de prisión efectiva a un albañil que cometió cinco estafas con cheques robados. Se trata de Gustavo Ariel Lara (37) que fue penado por el delito de estafa en cinco hechos, y además le mantuvo la declaración de reincidencia.
La sentencia fue dictada en el marco de un acuerdo de juicio abreviado, convenido por el fiscal general Armando Agüero, el defensor oficial Guillermo Costantino y el imputado, quien confesó la autoría de todos los hechos.
El primero de los episodios ocurrió entre los últimos días de julio y los primeros de agosto del año anterior cuando defraudado en tres ocasiones sucesivas al propietario de un comercio dedicado a la venta de alimentos, mediante la utilización de cheques robados, para la compra de mercadería.
“Lara le entregó tres valores no operativos y retiró mercadería de su local comercial provocando un perjuicio patrimonial. Ante el reclamo del comerciante, Lara utilizó maniobras dilatorias tendientes a no hacer efectivo el pago correspondiente y con posterioridad a ello, no regresó al comercio para regularizar la situación”.
En agosto pasado, Lara cargó 200 pesos de nafta a su moto y pagó con un cheque por un monto de $2.800. El imputado recibió un vuelto de $2.600, y el cheque no pudo ser cobrado porque había sido denunciado como robado.
Además, el 23 de agosto de 2018 en un taller mecánico adquirió dos palieres de camión, por 8.640 pesos, y pagó con un cheque de 12 mil pesos que tampoco era operativo para el cobro.

Otras estafas.
Semanas más tarde utilizó la misma modalidad para comprar una torta en una panadería, en
500 pesos y la abonó con un cheque robado de 1.200 pesos.
Por último, el 22 de agosto de 2018 en un local de venta de lubricantes realizó una compra por $5.300 y pagó con un cheque de $8.000 y obtuvo un vuelto de $2.700 en efectivo.
El juez concluyó que “se encuentra debidamente acreditado en la totalidad de los hechos delictivos que se le achacan, que Lara se benefició económicamente de forma ilícita en dichas circunstancias, al obtener rédito mediante la entrega de valores a los diferentes damnificados, a los fines de obtener mercadería y “vueltos” (consistentes en dinero o cheques). Lara sabía que los valores no eran operativos para el cobro y simulando una negociación y logró desapoderar a sus víctimas, menoscabando los respectivos patrimonios”.