miércoles, 13 noviembre 2019
Inicio La Pampa Condenas por estafar a jubilada

Condenas por estafar a jubilada

ACCEDIERON A CUENTA BANCARIA Y SUSTRAJERON $178 MIL

(General Pico) – Alejandro Gilardenghi, juez de control de General Pico, condenó ayer al mediodía a dos mujeres, oriundas de las provincias de Corrientes y Córdoba, por la estafa telefónica que damnificó a una jubilada de la localidad de Parera, en una suma de 178 mil pesos. La maniobra delictiva se realizó desde el interior de la Unidad Penitenciaria 6, con sede en Río Cuarto.
A mediados de agosto fueron detenidas por la Brigada de Investigaciones de General Pico, que viajó hacia Corrientes y Córdoba, donde trabajó con la policía de esos lugares.
En el marco de un Acuerdo de Juicio Abreviado, solicitado por la fiscal general subrogante, Verónica Campo, y el defensor oficial Alejandro Caram, el juez condenó a Mariana Soledad García (32) y a Karina Leonor Navarro (41), a seis meses de prisión de ejecución condicional, como coautoras del delito de «Estafa». Además les impuso reglas de conducta por el término de dos años.
El juez acreditó que las imputadas desapoderaron a Mirta Rodríguez, una jubilada de Parera, de una suma de 178 mil pesos, mediante una estafa telefónica.
El hecho ocurrió el 1 de abril pasado, cuando la víctima recibió un llamado telefónico, mediante el cual un hombre, que simuló ser un abogado de Anses, le manifestó que su esposo, recientemente fallecido, registraba un dinero a su favor, que ella debía percibir. Sin embargo, para hacerse acreedora de esa suma de dinero, debía realizar una serie de operaciones bancarias.

Estafa.
El hombre le solicitó el número de su teléfono celular y le indicó que concurriera a un cajero automático del Banco de La Pampa. Una vez en el lugar, recibió un nuevo llamado, en el cual el falso empleado de Anses, le indujo a realizar diferentes trámites asociados a su cuenta y que le informara su clave de usuario.
Dos días más tarde, la jubilada concurrió a la sucursal bancaria, donde le indicaron que el 1 de abril, se habían realizado tres operaciones desde su cuenta: dos transferencias de 98 mil y 80 mil pesos respectivamente, y la gestión de un préstamo por 100 mil pesos. El dinero fue girado a una cuenta de un banco con sede en la ciudad de Corrientes, cuya cuenta estaba a nombre de Navarro, quien extrajo una suma de 80 mil pesos. Además se cotejó que desde la entidad correntina, se giraron 98 mil pesos a una cuenta que tenía García, en una entidad bancaria de Río Cuarto.
«Los hechos constituyen el delito de estafa dado que la maniobra ardidosa utilizada fue que uno de los coimputados (no determinado en la investigación), al comunicarse con la denunciante, se hizo pasar por un funcionario de la Anses, lo cual indujo a error a la nombrada en cuanto a la veracidad de las llamadas telefónicas recibidas, y así les permitió a los coautores obtener los datos y claves necesarias para realizar operaciones bancarias desde la cuenta de la víctima, que consistieron específicamente en tomar un crédito bancario a nombre de la denunciante por 100 mil pesos que, sumado a fondos ya existentes en la cuenta, fueron transferidos a las cuentas registradas a nombre de las coimputadas, quienes resultaron beneficiadas económica e ilícitamente, mientras que la damnificada sufrió un perjuicio patrimonial hasta el momento irreparable», indicó el juez en el fallo.