Inicio La Pampa Confeccionaron bandera ranquel

Confeccionaron bandera ranquel

VICTORICA: REUTILIZARON MAS DE MIL TAPITAS

El Instituto San Juan Bosco de Victorica conmemoró «El último día de libertad de los pueblos originarios» con un sentido acto en el que presentó una bandera de la comunidad ranquel realizada con más de 1.000 tapitas plásticas. Este fue un trabajo colaborativo entre familias, alumnos, alumnas, docentes y personal no docente de los niveles inicial y primario. «Es para nosotros un orgullo haber podido confeccionar esta bandera del pueblo ranquel», manifestó La directora de la institución educativa, María Beatriz Manso.
Durante la ceremonia, una docente recordó que «el 11 de octubre de 1492 los indígenas americanos, dueños del continente, no imaginarían cuánto cambiarían sus vidas a partir del día siguiente con la llegada de Colón a estas tierras americanas. Los hechos nos relatan una historia teñida de sufrimiento. Esta historia también se vivió siglos después en el actual territorio pampeano, en donde el pueblo ranquel habitaba y vio tristemente avasallados sus derechos. Sabemos que el pasado es inmodificable, pero conociéndolo podemos cambiar a nuestro favor el destino».
Los niños y niñas del nivel inicial y primario fueron los encargados de presentar el «Rinconcito de tierra ranquel» en el patio del colegio donde dejaron exhibida la bandera como forma de reivindicar los derechos de esta comunidad aborigen a través de la visibilización del símbolo que la representa.
«Ellos, que nos antecedieron en esta tierra, nos enseñaron a cuidarla, valorarla y respetarla porque nosotros no somos dueños de esta tierra, somos parte de ella, la recibimos en préstamo cuando nacemos y la debemos devolver a la naturaleza más próspera y fértil cuando nos vamos», apuntó la docente.
Durante la jornada, la directora de Cultura de la municipalidad de esta localidad, Gloria Cazanave, hizo entrega de un certificado reconociendo a la institución el compromiso por revalorizar y trabajar la historia y la cultura del pueblo ranquel. Después, los presentes escucharon el relato literario «Pichi Malen Kolu Makuñ (La niña del poncho rojo o la caperucita roja ranquel) en la voz de los alumnos y alumnas de quinto grado. Finalmente, las pobladoras Irma Ñanco y Marisa Serraino, descendientes de ranqueles, leyeron sus poesías que agradecen el ser ranquelinas y llevar en sus venas sangre aborigen.