Inicio La Pampa Confirman ingreso ilegal de hacheros

Confirman ingreso ilegal de hacheros

GENERAL ACHA: SON LOS TRABAJADORES CHAQUEÑOS QUE FUERON TRAFICADOS HACIA RIO NEGRO

La fiscalía de esta ciudad confirmó que casi una veintena de hacheros provenientes de Chaco, finalmente ingresaron de manera ilegal a la provincia. Habrían permanecido por varios días en el predio San Carlos -ubicado en la zona rural de General Acha- que administra la firma Curacó, donde realizaron tareas de desmonte. Todo esto lo hicieron, a pesar de las prohibiciones impuestas por la cuarentena debido al Covid-19, informaron fuentes consultadas por LA ARENA.
El trabajo desarrollado en el marco de esa investigación, también posibilitó establecer que al menos 17 de esos hacheros, fueron traficados a Río Negro en un semirremolque térmico de la empresa Vía Cargo, oportunamente interceptado por policías de Cipolletti. Fue el resultado de una tarea que demandó la colaboración de la fiscalía de esa localidad.
De todas formas, por el momento, no se ha podido acreditar el lugar por dónde los hacheros realmente habrían ingresado al territorio pampeano en un transporte de la empresa Vía Bariloche. Tampoco, si lo hicieron por caminos vecinales o por algún puesto caminero; y de ser así, si existió o no complicidad de alguna autoridad policial.

Campamentos.
Hace más de un mes personal de la División de Seguridad Rural, dependiente de la Unidad Regional Tres, se constituyó en un establecimiento rural de la zona, donde comprobó la existencia de tres campamentos distribuidos en pleno monte, armados de manera improvisada, prácticamente a la intemperie. Habrían sido usados para albergar en condiciones «infrahumanas» a los hacheros provenientes de Chaco, para trabajos de desmonte.
El procedimiento se hizo en relación a la causa judicial que la fiscalía inició de oficio, después que el gobernador Sergio Ziliotto afirmó que se había impedido el ingreso a la provincia de un micro que trasladada hacheros de Chaco para trabajos de desmonte en la estancia Curacó, ubicada en la zona rural de General Acha. Se trató de un operativo efectuado en el puesto caminero de Catriló, y el micro que traía a los hacheros pertenecía a la empresa de transporte de pasajeros Vía Bariloche.

Infrahumano.
Los uniformados documentaron la existencia de los campamentos armados, además de las condiciones «infrahumanas» en las que los trabajadores habrían sido albergados durante los días que cumplieron las tareas de desmonte en el predio rural.
La causa fue iniciada por la fiscalía para determinar la comisión de hechos relacionados con el quebrantamiento de la cuarentena dispuesta por el Covid-19. Lo que posibilitó comprobar otro tipo de hechos que encuadrarían en delitos referidos con la trata de personas con fines laborales, que pertenece a la competencia federal.
Justamente por esa razón se dio debida intervención al Area de Trata de la Policía de La Pampa, para que por su intermedio se hiciera lo propio con el Juzgado Federal con asiento en la capital pampeana.