Inicio La Pampa Confirman juicio abreviado en el caso Franchesca

Confirman juicio abreviado en el caso Franchesca

ATROPELLO Y MATO A NENA Y SOLO HARA CURSO DE EDUCACION VIAL

(Victorica) – La jueza María José Gianinetto presidió la semana pasada la audiencia en la que se confirmó que un joven de 18 años, quien hace dos años, atropelló, mató y abandonó a Franchesca, una niña de 2 años. El incidente ocurrió en la zona urbana de Victorica. La querella, la Fiscalía y la defensa del acusado, aceptaron un juicio abreviado en el que solo le impondrán un curso de rehabilitación y concientización por siniestros viales que le dictará la Fundación Estrellas Amarillas.
Luego de la primera audiencia para ventilar este caso ocurrido hace dos años, LA ARENA habló con el abogado Juan Manuel Díaz, que defendió la postura de querellante de los progenitores de la niña fallecida. «Analizamos la situación procesal y, lamentablemente, no había mucho más por hacer porque según la ley por ser menor no se le puede imponer pena. Lo que logramos es establecer que él fue el autor y es el responsable de ésta tragedia», se lamentó.

El accidente.
El siniestro fatal se registró el domingo 25 de noviembre de 2018, aproximadamente a las 19 en la calle 26, entre 19 y 21, de Victorica. El menor, que en ese momento tenía 16 años, conducía en forma ilegal una moto en la que también transportaba a otro menor de 14, atropelló y mató a Franchesca, una nena de 2 años y nueve meses de edad, y huyó.
La niña no se pudo recuperar de las graves heridas y falleció. Aún ante el tremendo impacto emocional en que estaban sumidos, madre y padre decidieron donar sus órganos y varios niños pudieron continuar con sus vidas.
En el expediente la Justicia le adjudicó al joven la responsabilidad penal por haber arrollado y la posterior muerte de Franchesca y lo declaró autor del delito de «homicidio culposo agravado por la conducción imprudente, negligente y antirreglamentaria de un vehículo con motor». Ahora, finalmente, la jueza aceptó ese acuerdo.

Negligente e imprudente.
En su fallo aceptando el juicio abreviado, la jueza Gianinetto explicó la medida y su convencimiento de la culpabilidad del joven. «Fundamental resultó el testimonio del joven que iba de acompañante en la motocicleta Titán que manejaba el condenado, quien relató que habían ido a una quinta a domar unos caballos y cuando regresaban venían despacio pero el conductor miraba hacia atrás, el testigo le pegaba para que mirara hacia adelante, y cuando pudieron ver estaba la niña. Que el conductor dobló la moto para el costado y cuando el dicente abrió la pierna le pegó con la rodilla, que se fueron hacia la esquina y miraron hacia atrás, se acercaba una señora corriendo, por lo que se asustaron y se fueron. Que lo hicieron sin querer, venían charlando, y que la niña salió de las plantas, que la moto se ‘ladeó’ y al ladear el cuerpo la rodilla se abre e impacta con la nena», señaló.
«De esta declaración surge la imprudencia con que el acusado condujo la motocicleta Titán aquel día, y esa circunstancia fue la desencadenante y causa eficiente del hecho, dado que si hubiera prestado la debida diligencia y atención, manteniendo en todo momento el control del vehículo que requiere la ley el evento no hubiera acaecido», dijo la jueza.
«En otras palabras, si hubiera manejado con la debida atención que requería, aunque la víctima hubiera iniciado el cruce de la calle 26 en forma imprevista o intempestiva, hubiera podido reaccionar accionando los frenos debidamente o realizar otra maniobra de esquive, pero nada de eso sucedió, dado que como surge del acta de constatación policial realizada momentos después, en el lugar no había rastros de frenada, a lo que se suma que no existió otro obstáculo que le impidiera advertirla antes, por el horario en que ocurrió plena tarde y con buena visibilidad», abundó.
«La causa de muerte de la niña Franchesca Vargas -necrosis y hemorragia cerebral por traumatismo craneano violento fue producto de las lesiones incompatibles con la vida que le produjo el violento impacto. La conducta del conductor fue sin duda negligente e imprudente. Y además antirreglamentaria, dado que carecía de licencia de conducir, lo que demuestra su falta de apego a la normativa del tránsito», sostuvo Gianinetto.
Además de la imprudente acción la magistrada criticó haber huido tras el impacto. «También debo hacer referencia a la conducta del acusado en cuanto a irse del lugar del hecho, dado que por más asustados que se encontraran -como lo dijo su acompañante hasta moralmente tenía la obligación de responder por su conducta anterior; pero además, tengo presente la conducta de intentar ocultar los rastros sobre la motocicleta que conducía, guardándola en un lugar que no era su domicilio, y haberla limpiado -tal como surge de lo informado por la Agencia de Investigación Científica-. Debo decir que es en cierto punto comprensible que por su corta edad pueda haberse asustado por lo que acababa de suceder, pero haberse desinteresado del estado de la niña que acababa de atropellar, hubiera sido sin dudas un agravante a la hora de valorar el quantum de la pena a imponer, de haber sido el caso», afirmó Gianinetto.

La nada misma.
La medida de la jueza casi fue un acto protocolar, por eso, a fines de marzo, cuando se consensuó entre las partes y la Fiscalía, el abogado querellante, Juan Manuel Díaz, le contó a este diario los sentimientos encontrados que generaron entre la madre y el padre de Franchesca. «Sinceramente, para llegar a aceptar esta propuesta de juicio abreviado, me costó mucho poder explicarles a los papás y toda la familia, que el autor prácticamente no tendría pena, y que eso establecen las leyes», aseguró.
«La familia realmente está destrozada, no tienen consuelo por la pérdida de su hija, y que esta audiencia reavivó. Pero, además, para ellos la resolución de la causa es la nada misma», concluyó Díaz.