domingo, 22 septiembre 2019
Inicio La Pampa Se vendió un toro en 410 mil pesos

Se vendió un toro en 410 mil pesos

Un toro de pedigree de dos años y medio, hijo del conocido Scotch, se vendió en 410 mil pesos en el tercer remate anual de la cabaña El Yerua, de la familia Buffa Knudtzen, en el predio El Encuentro, ubicado en el ejido de Conhelo.
Los precios alcanzados en el predio ubicado en el kilómetro 77 de la ruta provincial 102, fueron «muy buenos», destacaron los poco más de doscientos productores que concurrieron al remate, donde se remataron también más de 220 animales puros de pedigree y puros controlados Angus.
«Todos los remates tienen una tendencia que nos hace pensar que, de no haber turbulencias (económicas) muy drásticas, en lo que resta del calendario de remates, esta tendencia debería persistir», destacó el ingeniero Hernán Buffa. El cabañero explicó que actualmente «la ganadería tiene un futuro prometedor en el corto e inmediato plazo» porque los productores «están buscando un resguardo de inversión y son pocas las posibilidades que existen donde se puede hacer un negocio con 90 ó 120 días de plazo sin tasa de interés, porque ni siquiera un repuesto podés comprar en esos plazos. Es una manera de resguardar los ahorros», destacó el cabañero castense.
El toro que alcanzó la mayor cotización fue el primer ejemplar que salió a la venta. «Sabíamos que había interés previo en ese toro», reconoció Buffa. Y generó «una corrida» entre los centros de inseminación Genética Global y Las Lilas, pero finalmente se lo llevó Cereales Quemú Quemú para sus rodeos. «Esta firma todos los años nos elige para incorporar nuestra genética, por lo cual estamos muy agradecidos» a los compradores, dijo.

Asistencia.
El remate en el impecable predio conhelense contó con la presencia de compradores de varias localidades pampeanas, de Mendoza, Buenos Aires, San Luis y Entre Ríos, entre otras provincias. «Son productores de provincias donde se adapta muy bien el biotipo de hacienda que hacemos y esto genera interés entre los productores», explicó Buffa.
La soleada jornada sabatina acompañó a los organizadores. «Fue un día de fiesta para toda nuestra familia porque acompañó el clima, concurrió la gente y sacamos a la pista, bajo nuestro criterio, una producción muy destacada», dijo.
El promedio de los precios para los toros puros de pedigree fue de $146 mil; los toros puros controlados de 2 años rondaron los $90 mil; las vaquillonas con cría rondaron los $110 mil; las vaquillonas puras controladas preñadas y paridas superaron los $38 mil; los toros puros controlados colorados de 2 años superaron los $91 mil; las vaquillonas coloradas puras controladas preñadas y paridas rondan los $43 mil; las vacas puras controladas negras preñadas se pagaron $44 mil; los toros puros controlados colorados promediaron $191 mil; las vaquillonas coloradas puras de pedigree se vendieron a $44 mil; los vacas coloradas puras de pedigree con cría se pagaron $109 mil, entre otros.

Análisis de precios.
«Es un año donde indudablemente todos estamos con incertidumbre por las turbulencias cambiarias, pero veníamos viendo que a diferencia del año pasado, este año los remates no se hicieron eco de esta situación», explicó Buffa. Y explicó que en los remates de la cabaña El Yerua «se dejan de lado los números finitos, y personalmente le doy más importancia a que el remate sea dinámico, sin hacer foco en el precio individual, por eso en una hora y 40 minutos se vendieron los más de 220 animales que salieron a la venta».
-Ahora, los conocedores aseguran que los precios alcanzados estuvieron por encima de los promedios de anteriores remates.
-Esto es muy relativo, porque los remates en La Pampa recién empiezan. El nuestro es un remate sumamente genuino, porque no tiene absolutamente ningún compromiso de ningún tipo. Por eso, los valores alcanzados están un poquito por encima de lo que hemos visto en algunos casos puntuales. Pero, trato de evitar y meterme en comparaciones. Superando las expectativas que teníamos, con eso a mí y a mi familia ya nos alcanza. Y puntualmente, no dejar de tener en vista que los remates es un día donde se venden no solamente 30 ó 40 animales como ocurre en las exposiciones, sino que vendemos una cantidad de animales más importante, por lo cual exigirle a un remate promedios superiores a alguna exposición, es muy difícil. En nuestro caso, estuvo un poquito por encima. Pero quedamos muy conformes por el marco, por la cantidad de asistentes, por los valores alcanzados, por la disputa y fue un gran fin de semana para la familia de la cabaña El Yerua.

Instituciones beneficiadas
El remate de la cabaña El Yerua permitió también que instituciones castenses pudieran conseguir ingresos económicos. El Cuartel de Bomberos Voluntarios y la Cooperadora de la Escuela 44 cobraron una «entrada simbólica o colaboración» para acceder al predio del remate, y obtuvieron buenos ingresos económicos.
«Después que me recibí en la Facultad (de Agronomía) me radiqué en Eduardo Castex, y nuestra filosofía es devolver al pueblo lo que el pueblo ha hecho por nosotros, por eso el valor de la entrada es totalmente a beneficio de los bomberos voluntarios y la escuela 44 donde concurre diariamente mi hija», explicó Buffa.
En el predio conhelense hubo stand de exposición de distintos productos y empresas y comercios. «Le permitimos a la gente que nos provee de insumos y tenemos una relación comercial durante todo el año, si lo desean ese día puedan mostrar lo que tienen, nos acompañen y pasen un lindo día», dijo.
Resaltó que los colaboradores de la cabaña El Yerua tienen mucho que ver en los resultados de los remates, porque «tienen la camiseta puesta».
«El domingo estábamos moviendo la hacienda para dejar todo acomodado porque el remate no termina hasta que el cliente no recibe la hacienda en las condiciones que la observó el día del remate, esto no se termina y en esto mucho tiene que ver el grupo de colaboradores que trabaja con nosotros», concluyó.