“Conicet al borde de la parálisis”

LOS INSTITUTOS DE INVESTIGACION SE QUEJAN POR DESFINANCIAMIENTO Y AGRAVIOS

Lo advirtieron 172 directores de organismos dependientes de Conicet o de Mincyt, es decir, la primera línea de la investigación en nuestro país. No solo falta presupuesto, sino que se agravia a los representantes electos, afirmaron.
Los directores de los institutos argentinos de investigación científica remitieron una dura carta a las autoridades de ese organismo y al Ministerio de Ciencia de la Nación advirtiendo que “la crisis presupuestaria ha puesto al Conicet al borde de la parálisis” y repudiando la “decisión política” del gobierno nacional de no autorizar la asunción de un director, electo por sus pares, porque estuvo al frente del organismo durante la gestión anterior. También defendieron al director del instituto que está haciendo el relevamiento de glaciares frente a las críticas de grupos ambientalistas que lo acusan de favorecer a las compañías mineras -incluso está procesado judicialmente-, y denunciaron “el falso debate” que las actuales autoridades han planteado entre “entre ciencia útil e inútil” en el sistema científico argentino.
La carta se presentó el miércoles 23 de mayo y pese a su trascendencia prácticamente no ha tenido repercusión en los medios de comunicación de mayor alcance. La carta lleva la firma de 172 directores de Unidades Ejecutoras del Conicet y de directivos de organismos públicos en cuyo ámbito trabajan investigadores de dicha institución, y está dirigida al ministro de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva de la Nación, José Lino Barañao, y al presidente del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas, Alejandro Hermenegildo Ceccatto. El doctor Javier Breccia, director del Instituto de Ciencias de la Tierra y Ambientales de La Pampa, es uno de los firmantes.
El objeto principal de la nota es “manifestar nuestra preocupación ante la situación presupuestaria e institucional” que viven el Conicet y otros organismos dependientes del Mincyt. También apoyaron en forma enfática al director del instituto que estudia los glaciares en Argentina ante las acusaciones de los grupos ambientalistas más extremos, que le imputan favorecer a las grandes compañías mineras con el desarrollo del Inventario de Glaciares.

Poder de compra.
La primera advertencia fue “la disminución del poder de compra de los subsidios de investigación”, cuyos montos se han desactualizado “por la inflación y la devaluación de nuestra moneda”. Esta desactualización acumula “al menos dos años”, ya que “todavía no se ha cumplido” la resolución del Mincyt que, en abril de 2016, aumentó un 17,5 por ciento los montos no ejecutado de los subsidios PICT. A ello se suma “la falta de medidas para paliar el impacto de la devaluación que, desde diciembre pasado, redujo en casi un 20 por ciento la capacidad de compra” de insumos y equipos importados. Esta situación “amenaza el cumplimiento de los objetivos de programas como los PME y todos los instrumentos que promueven la actividad científica y tecnológica”.
La crisis presupuestaria “ha puesto al Conicet al borde de la parálisis”, advirtieron los directores sin medias tintas. La enumeración que sigue a la advertencia es realmente preocupante: “Las Unidades Ejecutoras que han recibido alguna cuota presupuestaria en 2018 han visto reducidos sus montos nominales (sin ajustar por inflación) en un 20% respecto a 2017; el CONICET ha resuelto no pagar con fondos propios los equipamientos de los Proyectos de Unidades Ejecutoras (que, paradójicamente, fueron creados después de diciembre de 2015); se ha cancelado el pago de la contraparte del CONICET para las compras de equipos con fondos de los Sistemas Nacionales dependientes del Mincyt; se han impuesto normas restrictivas para la presentación a nuevos proyectos PIP; se han suspendido aportes a organismos internacionales y se continúa en mora con el pago de los instrumentos de promoción que maneja el organismo (proyectos PIP y PUE)”.

Falso debate.
En el apartado c) de la carta, los directores denunciaron que “se ha producido una fuerte disminución en el número de ingresos a la Carrera del Investigador Científico del Conicet, particularmente para aquellos postulantes en temas generales” y también se e ha reducido el ingreso de nuevos becarios, lo que pone en riesgo “la continuidad del trabajo de muchos jóvenes y la política de repatriación de científicos y tecnólogos”.
Año tras año “se han introducido cambios abruptos en las bases del concurso de ingreso al Conicet” y se fomentado “el falso debate entre ciencia útil e inútil, debilitando la base del sistema científico”.
El deterioro salarial en el sector “se ha profundizado el deterioro salarial en el sector”, una situación que hoy afecta particularmente a los investigadores más jóvenes y a los becarios.

“Decisión política”.
En lo institucional, los directores se quejaron por el no nombramiento del doctor Roberto Salvarezza en una de las vocalías del Directorio, y por la falta de reacción de las autoridades ante las acusaciones recibidas por el doctor Ricardo Villalba, sindicado por grupos ambientalistas de favorecer a las compañías mineras.
En primer término, los directores afirmaron: “La institucionalidad del Conicet se ha degradado por el no nombramiento del doctor Roberto Salvarezza como miembro de su Directorio, tras más de 20 meses de haber sido elegido como representante de los investigadores del Área de Ciencias Exactas y Naturales”. Esta omisión, que el Jefe de Gabinete de Ministros de la Nación, Marcos Peña, justificó como “una decisión política” durante un reciente informe al Congreso, “genera preocupación e incertidumbre” y pone en riesgo “la credibilidad de futuros procesos electorales para designar miembros del Directorio en representación de otras áreas del conocimiento”.
Por estos motivos, los directores solicitaron a Barañao y a Ceccato “una entrevista para discutir estos temas” y reclamaron “que se tomen medidas urgentes para revertir las tendencias regresivas mencionadas más arriba”.