Inicio La Pampa "Consiguió trascender generaciones"

«Consiguió trascender generaciones»

RECUERDAN A EVA PERON A 68 AÑOS DE SU PASO A LA INMORTALIDAD

El 26 de julio de 1952, y luego de una larga pelea de más de dos años contra un cáncer de útero, falleció María Eva Duarte de Perón, para pasar a la inmortalidad como Evita. A 68 años de aquel día, las legisladoras justicialistas Norma Durango, Alicia Mayoral y Paula Grotto, recordaron su labor, y su legado, a modo de homenaje.
La senadora Durango manifestó que «Evita, ha conseguido trascender décadas, generaciones y épocas, para salir del bronce y humanizarse en presente, hacerse consigna, ejemplo y motivación para miles de mujeres. En la sesión de esta semana en la que votamos tantas leyes que aseguran derechos como fibrosis quística, donación de plasma, receta digital y también la causa de Malvinas yo la mencioné en presente, no sólo por este aniversario sino porque creo que estaría orgullosa de esta legislación en materia de salud y garantía de derechos».
«Es justo homenajearla hoy, por el cariño que le tenemos y por el recuerdo de nuestras madres, que en su juventud vieron como ‘una de ellas’ alzaba la voz en nombre de todas, peleaba por sus derechos y los de todas, les daba identidad, nombre propio y decisión», le dijo Durango a LA ARENA, y agregó: «nombro a nuestras madres y también quiero mencionar a nuestras hijas, porque Evita nos une y nos unifica, nos hermana desde su fortaleza y su coraje. Nos hace amarla y es imposible no sentirla tan de nuestra familia, tan nuestra».
«Evita fue, me gusta decirlo siempre, nuestra mejor feminista. Resistía. Rompía moldes. Nunca se conformaba», concluyó.

«Decidida a dar batallas».
En tanto, la vicepresidenta de la Cámara de Diputados de La Pampa, Alicia Susana Mayoral, dijo que «recordar a Eva Perón en cualquier fecha nos trae la imagen de una mujer activa, decidida a dar batallas en pos de hacer efectiva la justicia social en nuestro país».
«Acertadamente alejada de quienes no la entendieron, ella supo hacer de su destino una justificación colectiva, una razón de vida. La política no fue para Evita una simple proclama, sino realizaciones colmadas de derechos postergados. El voto femenino, la creación del Partido Peronista Femenino y el derecho a ser elegidas en cargos públicos, fueron hechos concretos, no teorizaciones intelectuales sin mayores pretensiones», expresó.
Mayoral agregó que «seguramente que en la vorágine de su escaso tiempo por la vida pública y la juventud de sus años, cometió errores, el principal fue no haber cuidado su salud, la cual nos la quitaría tempranamente de nuestro lado».
«Se puso como referente, no por vanidad, sino por efecto de su cargo al lado del presidente. Ninguna otra lo había hecho antes. Otras mujeres de su época también fueron referentes sociales, intelectuales e ideológicas, pero sin la llegada popular de nuestra Evita», añadió.
«Es por todo ello que supo trascender el tiempo y las fronteras. El amor prodigado por generaciones de argentinos que aún hoy la aman por sus acciones en pos de los olvidados, la admiración de muchas congéneres que vieron en ella una luz de esperanza y modelo inspirador, sumado a la contundencia de su accionar político hasta el punto de perder la propia vida, no fueron relatos ficticios de una trayectoria, fueron la vida misma de alguien que se entregó a una causa noble y justa, la de hacer de otras vidas, vidas más dignas, inclusivas, justas y felices. Una revolucionaria efectiva y apasionada, una mujer con mayúsculas, esa fue nuestra Evita», concluyó.

«Está presente»
La presidenta del Concejo Deliberante de Santa Rosa, por su parte, señaló que «Evita está presente en cada persona que puede acceder al sistema de salud público de calidad, en cada trabajador y trabajadora de la salud, primera trinchera ante este enemigo invisible que nos acecha. Está presente también en cada medida que tomamos los gobiernos peronistas, donde priorizamos cuidar la salud y la vida de nuestro pueblo».
«Evita está viva en cada una de las conquistas sociales conseguidas durante la década ganada, las que vamos a seguir defendiendo y profundizando. Hoy podemos decirle que su renuncia a los honores pero nunca a la lucha no fue en vano, nos marcó el camino que seguimos, el que transitamos llevando su nombre como bandera y guía para lograr el sueño de construir una Patria cada día más justa, libre, soberana y feminista», finalizó.