Inicio La Pampa Consumir carne, un hábito que se multiplica en "la derecha"

Consumir carne, un hábito que se multiplica en «la derecha»

ESTUDIO SE REALIZO A PARTIR DE DOS ENCUESTAS

La licenciada en Sociología y estudiante de Economía de la Universidad de Buenos Aires, Sol Civale, publicó un estudio en el que, junto con el sociólogo Daniel Schteingardt, relacionaron consumo de carne con ideología política, clase social autopercibida, orientación sexual y género, entre otros aspectos.
«Si una persona se identifica con candidatos del centro a la derecha como Espert, Gómez Centurión o Macri, o con colectivos como el conservadurismo o liberalismo, es más probable que consuma más carne», aseguró Civale, al tiempo que marcó: «Quizás el veganismo se asocia más a votantes de izquierda o centroizquierda».
En diálogo con Radio Noticias, Civale brindó detalles sobre los resultados del estudio (publicado en la revista Anfibia) al que llegaron a partir de dos encuestas publicadas en las redes sociales, una sobre costumbres argentinas y otra sobre costumbres y relaciones sociales. El objetivo: analizar como operan en la Argentina los valores morales acerca de lo que debe ser el mundo a partir de los alimentos que consumen las personas.

Carne y valores.
Según contó la profesional, el alto consumo de carne vacuna se vincula a aquellas personas que mantienen valores «relacionados a la jerarquía», es decir, «a quienes piensan que hay cierta desigualdad entre el hombre y la naturaleza o entre el hombre y los animales, por eso creen que está bien consumirlos. También se asocia a la desigualdad entre grupos humanos, que se manifiesta en la superioridad del hombre sobre la mujer o entre grupos ‘raciales'», aseguró.
A su vez, en el estudio también revelaron que es más probable que la gente que se autopercibe como clase alta «prefiere la carne con un nivel de cocción muy bajo, y esto se explica a partir del poder adquisitivo: A mayor poder adquisitivo, mayor acceso a cortes de carne mejores, con menos riesgo sanitario al comerlo crudo», sostuvo.

Carne y lazos sociales.
Durante la entrevista, Civale contó también que en la encuesta preguntaron a las personas con qué palabras asocian el asado, al que resumió como «un vehículo a través del cuál se construyen lazos sociales. Así como antes las personas salían a cazar comunitariamente y compartían la carne, hoy podemos decir que se repite con la gente reunida alrededor del fuego, lo que genera lazos sociales».
Al ser consultada respecto de la palabra que más se repitió en las respuestas de los votantes de la encuesta, la socióloga confirmó que la principal fue «amigos», aunque hubo otras como «reunión», «familia» o «compartir».

Otras relaciones.
Por último habló de la relación entre el consumo de carne y la práctica de deportes. Dijo que «las personas que practican deportes de equipo, competitivos y de musculación como fútbol o rugby, suelen consumir mucha más carne que quienes practican deportes más tranquilos como yoga, correr o andar en bicicleta».
También establecieron una relación con los animales con los que las personas se identifican. Sobre este aspecto aseguró que «vimos que quienes se identifican con animales como los leones son más carnívoros que el resto», lo que definió como «interesante porque es un animal asociado al poder, plasmado en banderas y escudos de los Estados».
Sobre la relación entre consumo de carne y género aseguró que los hombres consumen el doble que las mujeres. Además detalló que en el estudio pudieron establecer que «es mas probable que los varones heterosexuales consuman más carne que quienes se definen como homosexuales».