Inicio La Pampa Una marcha para pedir justicia

Una marcha para pedir justicia

WINIFREDA: FISCAL SE REUNIO CON FAMILIARES DEL NIÑO FALLECIDO EN UN SINIESTRO VIAL

El fiscal Oscar Cazenave, de la Fiscalía de Delitos contra las Personas de Santa Rosa, se reunió el lunes con el padre y el hermano de Lucas Tomás Villarreal, el menor de 14 años fallecido el pasado jueves en horas de la noche en un siniestro vial ocurrido en la zona urbana de Winifreda.
En el encuentro, Néstor Omar Villarreal y su hijo Sebastián, fueron puestos en conocimiento del estado de la causa y de los derechos que los asisten como víctimas indirectas. Además, el representante del Ministerio Público Fiscal (MPF) les explicó que tras las imputaciones que recibieron los dos menores de edad investigados por provocar la tragedia, se continúa con la recepción de testimonios y a la espera de los resultados de las distintas pericias.
«Me constituí personalmente en la comisaría para tener una entrevista con el comisario Juan Bustos Paulino y con los familiares de Lucas Tomás Villarreal, concretamente con su papá y hermano. Esta visita obedece al protocolo que tenemos dentro del MPF el cual establece que debemos entablar un contacto fluido con las víctimas indirectas, en este caso de un siniestro vial, para ponerlos en conocimiento de cómo va el avance de la investigación, cuáles son las imputaciones hacia las personas sometidas a proceso penal y la posibilidad que tienen de constituirse como querellantes particulares», explicó Cazenave a LA ARENA.
Asimismo les informó de la existencia de una oficina de atención a las víctimas y a los testigos dentro del MPF compuesta por un equipo de psicólogos, asistentes sociales y abogados. «Con el padre mantuvimos una charla amena respetando obviamente el duelo que está atravesando. Esto es muy reciente y en la medida que vayamos avanzando vamos a ir informándole cada paso a la familia». En este sentido confió que a los vecinos les dio «la tranquilidad de que la investigación se va a resolver de manera rápida y expedita para lograr una reparación a la víctima desde el proceso penal».

«Destruidos».
En la dependencia se encontró con dos personas «destruidas anímicamente», por eso «desde la fiscalía nos ponemos a disposición para que puedan evacuar todas las dudas razonables del proceso penal dándoles el tiempo que necesiten».
Aprovechando su visita a la localidad, Cazenave acompañado por dos efectivos policiales, realizó un relevamiento ocular en la esquina de Esteban Larco y Mitre donde ocurrió el siniestro de tránsito. La fiscalía tiene un plazo de 90 días -ya comenzó a correr- para probar «la responsabilidad y la autoría penal» de los menores de 16 y 17 años imputados.
«Es un plazo más o menos prudencial que manejamos. En estos casos donde hay una persona fallecida como consecuencia de un siniestro vial se le da prioridad absoluta al informe de los peritos que incluye fotografías, una recreación del siniestro en tres dimensiones y demás para incorporarlo a la prueba escrita. En esto está trabajando un equipo multidisciplinario compuesto por accidentólogos, peritos, mecánicos, quienes establecerán la verosimilitud de los hechos», apuntó el fiscal.
Consultado sobre si necesita el aporte de ocasionales testigos, en tal sentido respondió: «La pericia accidentológica como la incorporación de testigos presenciales son pruebas objetivas. Si algún poblador vio algo esa noche que le llamó la atención y quiere declarar puede acercarse a la comisaría del pueblo o a la fiscalía donde se le tomará declaración brindándole todas las garantías procesales».
Respecto de la responsabilidad que les cabe a los progenitores de los adolescentes involucrados, aclaró que «no le podemos imputar el delito a los padres porque en el fuero penal tenemos incorporado el derecho de autor. En este caso dos menores de edad son los posibles autores de un hecho ilícito y se los está investigando por esa situación. Ahora bien, desde el fuero civil se verá eventualmente si existe algún tipo de responsabilidad con respecto a la conducta de esos padres».

Movilización.
Por las redes sociales se ha convocado a una marcha para pedir justicia por «Tomi» Villarreal. La concentración se hará mañana, a las 18.30 horas, en la plaza San Martín. Al respecto, el fiscal señaló que «mientras sea pacífica y la voluntad sea pedir que esta causa se resuelva rápidamente, los ciudadanos tienen el derecho a manifestarse».
A ellos les aseguró que «desde la fiscalía estamos brindando todos los elementos para resolver la cuestión lo más rápido posible. Están dadas las circunstancias en virtud de que hubo una excelente preservación del lugar de los hechos, un excelente relevamiento con un dron y de los daños materiales de los vehículos. Además, se tomaron algunas declaraciones testimoniales, es decir, todas las garantías del procedimiento penal están cumplidas; ahora estamos a resultas de todos los informes periciales».

«Homicidio culposo».
En una audiencia de formalización, realizada el pasado viernes, Cazenave imputó a un menor de 16 años de Winifreda como autor del delito de «Homicidio Culposo» y a otro adolescente winifredense de 17 años le imputó haber creado una situación de peligro mediante una prueba de velocidad o «picada». De acuerdo a las investigaciones judiciales y policiales preliminares, los imputados conducían las camionetas Volkswagen Amarock de sus progenitores a «exceso de velocidad» y cuando llegaron a una esquina uno de los rodados impactó contra una motocicleta de 110 centímetros cúbicos en la que iba Lucas Tomás Villarreal, de 14 años, provocando su inmediato deceso. El Juez de Control, Carlos Chapalcaz, ordenó que los menores queden bajo la tutela del Juzgado de Niños, Niñas y Adolescentes. Además, a pedido de la fiscalía, «los inhabilitó provisoriamente para conducir vehículos. Al de 17 años le retiró la licencia de conducir y el de 16 años no tenía carné, pero si durante este año cumpliera la mayoría de edad para gestionarlo no podrá hacerlo».

«Hacían picadas»
«Lamentable la pérdida de ese nene. Abrazo a su padre y demás familiares», participó en redes sociales Silvina Andrea Díaz, domiciliada en Eduardo Castex.
Dos integrantes de su familia se encontraban el pasado jueves en una vivienda de Winifreda ubicada a metros de la esquina donde sucedió la tragedia vial. Cuando estaban por marcharse, se suben a una Renault Master estacionada en la calle Esteban Larco y se repente la Amarock conducida por un joven de 17 años lo impacta fuerte de atrás.
«Una de esas camionetas que venían haciendo picadas choca a la Master en la que estaban mi marido y mi hijo, quienes recibieron golpes; nuestro único medio de movilidad y herramienta de trabajo una rotura bastante importante», posteó la mujer tras tomar conocimiento de la imprevista situación que vivieron sus familiares.
«La vida de Tomás no se recupera más y nosotros quedamos sin vehículo para trabajar por un largo tiempo», se lamentó.