miércoles, 18 septiembre 2019
Inicio La Pampa Cortiñas: "Es genocidio, venceremos"

Cortiñas: «Es genocidio, venceremos»

MILITANTE DE DERECHOS HUMANOS DESTACO CONDENAS CONTRA REPRESORES PAMPEANOS

La militante y defensora de los derechos humanos, Nora Cortiñas, referente de Línea Fundadora de Madres de Plaza de Mayo, aseguró que «fue muy importante la sentencia» contra un grupo de ex militares y ex policías condenados el pasado viernes por delitos de lesa humanidad cometidos en la última dictadura en La Pampa y reclamó que la Seccional Primera de esta capital se convierte en una Espacio de la Memoria en la provincia.
«Pienso y sentí que la sentencia fue un paso muy importante, que los jueces escucharon los testimonios de todas las personas, no digo víctimas porque a veces me suena dura la palabra, porque son protagonistas de la historia y el horror», comentó Cortiñas, afirmando que siguió «de cerca» el juicio que se extendió por dos años a partir de su relación con Raquel Barabaschi, que fue secuestrada en la dictadura, «y también con otros muchos integrantes de esta etapa tan dramática y trágica».
«Nadie que no se haya metido con conciencia puede entender lo que vivimos en ese terrorismo de Estado», explicó y destacó que los jueces del Tribunal Oral Federal de La Pampa, Pablo Díaz Lacava, José Triputti y Marcos Aguerrido, «escucharon a conciencia todos los testimonios» que son «tan valientes de personas que estuvieron detenidas, torturas, desaparecidas, y se hace sentir, nada de lo acontecido puede pasar al olvido».
Dijo que la garantía de no olvido surge a partir de «la memoria, los libros, las músicas, sus letras, el perseverar, estar permanentemente con esa memoria que tenemos que ir trasladando a los jóvenes. Y para eso todo vale, los libros especialmente, las películas, los murales, todo lo que es arte pasa de una generación a otra con la verdad. El mural está hecho desde el alma por un pintor y los libros están hechos con el amor de lo vivido, y es lo válido que dejamos. Es un legado muy bello dejarlos, aunque cuenten el terror que sufrimos».
Ayer al mediodía, Cortiñas -de 89 años- puso su firma en un mural realizado por Muralistas Políticos Pampeanos en la sede de la Asociación Pampeana de Escritores. «Son 30 mil, es genocidio, venceremos», escribió en el mural. Luego, leyó El Libro de la Plaza, que cada 24 de marzo está presente en la Plaza San Martín y se reunió con el poeta pampeano Edgar Morisoli. Participaron también miembros del Movimiento Pampeano por los Derechos Humanos.

Memoria.
Cortiñas participó el pasado viernes de la audiencia de lectura de sentencia contra 13 ex militares y ex policías por delitos de lesa humanidad cometidos en la provincia y luego también encabezó la marcha -organizada por el Movimiento Pampeano por los Derechos Humanos- a la Seccional Primera de la Policía, donde funcionó el principal centro clandestino de detención en la última dictadura en La Pampa. Allí, distintas organizaciones reclamaron que se convierta en un Espacio de la Memoria.
«Es necesario que ese lugar se convierta en un Espacio de Memoria sin desvirtuar lo que fue y sin querer cambiar la fisonomía del espacio. El pedido de familiares y organismos es lógico y sincero. Creo también que con el tiempo cada espacio que quede va a ser el testimonio vivido y sentido por el mismo pueblo», dijo «Norita», psicóloga social y militante y defensora de los derechos humanos.
Su hijo Carlos Gustavo Cortiñas -militante del PJ- fue detenido-desaparecido en Buenos Aires en 1977 por las fuerzas armadas. «Mi vida cambió y no vuelve a ser la misma, no retrocedo estos años que viví y tenemos que guardar y manifestarlo cada vez que salimos a la calle, en un acto, en nuestra casa, está la memoria permanente y eso es lo válido que tenemos los seres humanos. No puede nadie olvidar el dolor vivido y no podemos decir mejor olvidar, no, mejor recordar cada día», indicó Cortiñas.
Sobre su historia particular, añadió: «Yo siempre llevo a mi hijo, a Gustavo, a mi hijo Marcelo no está desaparecido, que me acompañó estos años, mi esposo que falleció hace 25 años y me acompañó mucho cuando decían y los padres dónde están, ellos estaban acompañándonos en el dolor compartido».
Siguiendo en esa línea, agregó que «la reparación sobre lo ocurrido es la verdad, la justicia y la memoria. Es el modo de tener presente a los miles de desaparecidos, varones y mujeres que quedaron en la historia pero no pueden quedar jamás en el olvido».
Por otro lado, comentó que «mayor conciencia en la sociedad sobre lo ocurrido en el terrorismo de Estado y que nosotros la compañía después de 43 años que vamos a plaza de mayo todos los jueves hay una magia en esa memoria donde se suma gente, vienen los jóvenes que van creciendo, los pibes que se van apropiando de la historia para ellos ser también los herederos de la historia de lo que pasó en la Argentina».
Por último, Cortiñas agradeció «al periodismo gráfico porque con las fotos expresaron lo que en ese momento no se podía poner en palabras», en referencia a lo ocurrido en la audiencia que terminó con la lectura de la sentencia contra represores de la Subzona 14.