Inicio La Pampa Covid-19: piden imitar a La Pampa

Covid-19: piden imitar a La Pampa

ESPECIALISTAS INSTAN A AISLAR CONTACTOS ESTRECHOS

Un grupo de prestigiosos profesionales de la Salud hizo un fuerte llamado a las autoridades sanitarias de todo el país a tomar medidas estrictas para contener la expansión del virus que provoca el Covid-19. Señalaron como dos medidas prioritarias el «bloqueo sanitario a nivel barrial, departamento o provincial», según la gravedad de la situación, y el aislamiento de los casos sospechosos y sus contactos estrechos, dos medidas que nuestra provincia aplica en forma sistemática.

El documento que firmaron los especialistas Pablo Bonvehí, Florencia Cahn, Pedro Cahn, Gonzalo Camargo, Luis Camera, María Marta Contrini, Javier Farina, María Cecilia Freire, Angela Gentile, Gustavo Lopardo, Eduardo López, Susana Lloveras, Tomas Orduna, Carlota Russ, Omar Sued y Pascual Valdez se publicó en la edición de ayer del diario porteño Página/12.

En él, los profesionales saludaron y apoyaron las medidas tomadas desde un principio por el gobierno nacional, pero advirtieron que el compromiso individual y social no es suficiente y ello obliga a los gobiernos nacional, provinciales y municipales a asumir «la responsabilidad indelegable de actuar en sus respectivas jurisdicciones».

El mapa epidemiológico de nuestro país hoy muestra «un mosaico heterogéneo» con regiones que han logrado «una curva amesetada», aunque aún demasiado alta a juicio de los especialistas, otras con brotes por conglomerados, regiones sin circulación viral en el momento actual y varias con importante circulación comunitaria. «Algunas regiones del país están viviendo situaciones de tensión en el sistema sanitario, agravadas por el desgaste del equipo de salud, el que sigue respondiendo con alto nivel de profesionalidad y compromiso», afirmaron.

Aislar contactos

Con ese escenario, los especialistas hicieron un enfático llamado a las autoridades «a tomar las medidas necesarias de bloqueo sanitario a nivel barrial, departamento o provincial, según la gravedad de la situación», y reclamaron hacerlo «sin demora». Los «aislamientos intermitentes posibilitarían ir abriendo y cerrando zonas de acuerdo a la situación epidemiológica», pero esa medida debe ir acompañada por un «uso racional de los testeos», ampliándolos en número y, tal como también se hace en La Pampa, destinándolos «a la vigilancia epidemiológica activa». Esto implica destinar la dotación disponible a las zonas de alta circulación comunitaria y a los contactos estrechos de casos confirmados que presenten síntomas de Covid-19.

«Los casos sospechosos y sus contactos estrechos deben ser identificados, aislados y seguidos con la máxima premura», plantearon los especialistas, remitiendo a una estrategia que desde un principio se aplica en nuestra provincia en forma metódica. «A tal efecto es necesario fortalecer, o constituir, equipos de rastreo que hagan un seguimiento diario de los casos y sus contactos», recomendaron.

El alto índice de positividad que registra nuestro país «nos indica que debemos comenzar el aislamiento desde el momento en que se realiza el hisopado», aún antes de tener la confirmación del resultado, otra medida que en La Pampa se aplica en forma rutinaria.
Sin mencionar a ninguna provincia ni municipio en particular, los profesionales recomendaron «generalizar las experiencias exitosas que al respecto han mostrado varias jurisdicciones», incluyendo la convocatoria a estudiantes universitarios, voluntarios o remunerados, a participar de las tareas de rastreo y seguimiento.

Diferencias políticas

Los especialistas dedicaron un párrafo de su declaración a expresar su preocupación por el riesgo que conlleva «que las diferencias políticas comiencen a enturbiar la política sanitaria», una situación que pondría en crisis la respuesta a la pandemia. «El virus no es oficialista ni opositor. La estrategia sanitario para enfrentarlo, tampoco», afirmaron.

El Covid-19 llegó «sin aviso» y sorprendió al mundo «sin memoria inmunológica para enfrentarlo ni memoria social para aprender a convivir con la pandemia», reflexionaron. «Hoy cada uno de nosotros, mandatarios y ciudadanos, tenemos la oportunidad de optar por ser un eslabón más en la cadena de transmisión o de ser parte del escudo para cortarla», plantearon.

En el convencimiento de que «ya podemos vislumbrar en los próximos meses la probable disponibilidad de tratamientos que mejoren la evolución de los afectados» y también de vacunas contra la epidemia, los profesionales convocaron a la ciudadanía a renovar «el esfuerzo de cuidarnos y cuidar a nuestros semejantes», y empecemos a planear «el retorno a una vida plena, con los cuidados que pueda imponernos la nueva normalidad».

La Pampa aplica el «ABC» del control

A, B y C. Con esas tres letras explica el subsecretario de Salud, el médico Gustavo Vera, el trabajo que se realiza actualmente desde los equipos del Ministerio de Salud de La Pampa para tratar de ganarle la batalla al coronavirus en la provincia. La letra A define a los casos positivos, la B a los contactos estrechos de los primeros y la C a los contactos de los contactos estrechos.

«Hemos visto que el A (positivo) tiene contactos estrechos (B) a los que nosotros consideramos medio positivo. El contacto estrecho tiene varias definiciones, por ejemplo, haber estado más de 15 minutos con el positivo sin protección, haber tomado un mate con A o haber estado con el positivo durante un tiempo prolongado en un mismo espacio cerrado sin protección, y muchas otras definiciones que están establecidas», explicó en diálogo con el programa «La Parte y el Todo», que se emite por CPEtv.

«Cuando uno aísla al A y al B, el C anda dando vueltas, cuatro o cinco días. Al B, por definición, no se lo hisopa, porque a ese se le espera sintomatología, porque sino la positividad es mucho menor. Entonces, el estrecho sí o sí tiene que estar aislado 14 días. ¿Qué hemos visto en Catriló? Que el C anda dando vueltas cuatro o cinco días por todos lados porque no tuvo contacto con el A, sin embargo estuvo con el B. Entonces, a los cinco días el B nos da positivo y el C te estuvo dando vueltas cinco días… Y no es un solo C, sino varios», explicó.

Observaciones

El subsecretario aseguró que el sistema les ha permitido controlar en buena medida el brote de Intendente Alvear, pero sostuvo que ven como una desventaja el hecho de tener que aislar a un número inusual de personas. «A la gente no le gusta, la comunidad está molesta, algunos se enojan y con razón, pero es la forma de ir con todo sobre un foco», argumentó.

De hecho aseguró que cuando explicaron el sistema ante las autoridades nacionales, les hicieron dos observaciones: que se aísla mucha gente y que hay que tener muchos recursos disponibles. «Esto es cierto porque se hace con muchos teléfonos, mucha gente en los pueblos, hay 150 personas trabajando para esto. Pero esto nos dio una ventaja: en (el brote de) Catriló tuvimos mucho impacto en otras localidades, mientras que el foco de Alvear solo impactó en Bernardo Larroudé», afirmó.

Vera celebró que el brote de Alvear no haya impactado en General Pico. «Logramos aislarlo -dijo-. En las ciudades más grandes es más difícil de controlar, hay muchos más contactos. Esto hace que La Pampa tenga más de 4 mil personas aisladas, pero gracias a esto hay 356 mil que desarrollan su vida casi normalmente. Es un trabajo muy duro».

De la C a la A

Volviendo a la explicación de A, B y C, Vera afirmó que el C, cuando el B se vuelve positivo, se convierte en estrecho. «Ahí lo llamamos y le decimos, señor usted tiene que estar 14 días completos en aislamiento. En muchos casos nos ha sucedido que el C hace síntomas y el B no, y ahí lo agarramos. Entonces, el C pasó a ser A, directamente. Es un virus que tiene mucha contagiosidad», afirmó.

Respecto a Intendente Alvear, manifestó que los casos que se conocieron en los últimos días estaban todos aislados. «Quiere decir que estamos por delante del virus. En Alvear tenemos más de mil personas aisladas, un grupo muy grande que requiere de mucha infraestructura. El personal de Salud se cansa, porque está trabajando día y noche, pero es la única forma que hemos visto de controlar los contagios», sostuvo.

-Da la sensación de que en Alvear las personas tenían una actitud no muy cuidadosa. ¿Eso cambió?
-En Alvear hemos visto que la gente entiende y que tiene un cambio de actitud, como ocurrió en Catriló, pero luego uno advierte que hay un 10 ó 15 por ciento que no entiende, que lamentablemente politiza un tema de salud, discute cosas sin conocimiento y es muy difícil llegarle a esa gente. En el foco Alvear-Larroudé ya tenemos tres personas en terapia intensiva y dos con respirador artificial, todos internados en General Pico.

-¿Cuál es la situación de Toay?
-Estamos viendo que hubo algunos casos sin nexo, que ha tenido que ver con otras personas que hemos detectado, con el grupo de la municipalidad, que vivían allá. A veces es difícil encontrar el nexo porque algunas personas nos mienten. Nos ocultan información y esto nos trae problemas, porque nos enteramos después. Pero bueno, esto lo digo en forma personal, no como subsecretario: el virus no cambia a las personas, el que es malo sigue siendo malo y el que miente sigue mintiendo.

-¿Cuál es la vía típica de entrada del virus a la provincia?
-Hay dos lugares que se nos vinieron encima: las provincias de Buenos Aires y Río Negro, en las zonas limítrofes. Los casos de gobernador Duval fueron dos chicos que fueron a Río Negro y volvieron, lo mismo que La Adela. La poca sintomatología que tienen algunos casos nos perjudica. En Catriló tenemos una fecha de que el brote (con nexo en Pellegrini) apareció allá por el 7 u 8 de julio. Alguien habló de marzo, pero no es así.