Inicio La Pampa Covid: más sobrepeso, más alcohol y menos consultas

Covid: más sobrepeso, más alcohol y menos consultas

SEGUN ENCUESTA, EL 53% SUBIO DE PESO DURANTE LA PRIMERA OLA

Una encuesta online realizada por el Departamento de Economía de la Universidad Nacional del Sur (Bahía Blanca) y el Conicet de la que participaron casi 2.000 personas reveló que más del 53 % de los consultados admitió haber subido de peso durante la primera ola de coronavirus, que en edades medias se consumió más alcohol que de costumbre y que mucha gente canceló las visitas al médico para controlar su salud por miedo a los contagios.
El relevamiento se realizó en octubre del año pasado a través de redes sociales, por lo cual aclaran que el universo poblacional de la Argentina no está representado en su totalidad.
«En relación al Covid-19, el 11% de los encuestados manifestó haber experimentado síntomas compatibles con la enfermedad, en su gran mayoría en los meses pico de la primera ola (octubre y diciembre). Como dato preocupante, 33% de quienes experimentaron síntomas no consultaron con un médico o dieron aviso al sistema de salud para ser diagnosticados, con el consiguiente riesgo de incremento de contagios en caso de haber sido efectivamente positivos», destaca el informe que publicó el diario La Nueva.
Sin embargo el estado de salud de quienes respondieron se mantuvo sin cambios en relación a la situación prepandemia para la gran mayoría (72%) mientras que un 22% manifestó haber experimentado empeoramiento de su estado de salud.
«El estrés causado por el encierro es uno de los factores que podrían explicar esta situación. La realización de controles médicos en pacientes con patologías previas que requieren seguimiento se vio seriamente afectada. En particular, 44% de los pacientes con patologías crónicas no se hicieron ningún control desde el inicio de las restricciones, mientras que 28% solo realizó controles parciales», aseguran
El miedo al contagio es el factor más citado como explicación a la falta de controles, seguido por la falta de atención del médico tratante. Los problemas para la realización de controles también alcanzaron a las mujeres que cursaron el embarazo durante el periodo de pandemia; 24% pudo controlarse, pero con demoras, mientras que 21% de los casos no recibió atención médica.

Sobrepeso.
Las restricciones impuestas para hacer frente a la pandemia de Covid-19 han tenido un fuerte impacto sobre las actividades habituales modificando en algunos casos en forma temporal y en otros con una mayor permanencia en el tiempo los estilos de vida. Dado que en Argentina el exceso de peso constituye un serio problema de salud pública, son preocupantes los datos de la encuesta que evidencian que 53% de los individuos manifiestan haber incrementado su peso durante los períodos de restricciones», aseguran.
«Este aumento de peso, además de las modificaciones en la ingesta, puede relacionarse estrechamente con la menor movilidad para desarrollo de actividades habituales, pero especialmente con la disminución de la realización de actividad física. Las restricciones impuestas para enfrentar la pandemia tuvieron como consecuencia una baja del 70 % en la frecuencia; especialmente de aquellos que realizaban actividades grupales e institucionalizadas», remarcaron.

Tabaco.
La muestra también tomó datos sobre el consumo de tabaco ya que el 17% confesó ser fumador habitual. «A pesar que varios estudios muestran que ser fumador o ex fumador genera un factor de riesgo para una peor progresión de la infección por Covid-19 y una mayor probabilidad de presentar una condición más crítica, los resultados de la encuesta evidencian que el efecto de la pandemia sobre la disminución del consumo no es importante, siendo mayor la cantidad de gente que incrementó su consumo frente a la que dejó de fumar», dijeron.

Alcohol.
En cuanto al consumo de alcohol «los resultados permiten observar que antes de los períodos de ASPO y DISPO dos tercios de los encuestados manifestaba consumir y el 7% lo hacía en forma abundante. Si realizamos una comparación antes y durante la cuarentena encontramos que el porcentaje que manifiesta consumir más alcohol es similar al que manifiesta consumir menos (18%). Cuando realizamos el análisis por edad, encontramos que los más jóvenes son los que consumen menos alcohol, lo que puede asociarse con la disminución del ‘consumo social’ fuertemente afectado por las restricciones», explicaron.
Como contracara, una parte de los encuestados de mediana edad manifiestan mayor consumo durante este período.
«Al indagar sobre los cambios en el sueño durante el período restricciones el 39% expone que duerme peor que antes y solo el 8% que lo hace mejor. Esta situación plantea que una porción importante de los encuestados enfrenta mayores riesgos de desarrollar enfermedades relacionadas con el sueño. Estudios recientes muestran que los malos durmientes tuvieron peores resultados al contraer Covid con más tiempo de hospitalización y mayor requerimiento de UTI», sostuvieron.