CPE: consumo de energía se cae todos los meses

USUARIOS RESIDENCIALES Y EN COMERCIOS

Desde mediados del año pasado, la Cooperativa Popular de Electricidad de Santa Rosa compra todos los meses menos energía a la Administración Provincial de Energía que en el mes anterior. La caída es permanente y no se vislumbra que vaya a cambiar. A partir del mes de junio, el consumo residencial de energía empezó una curva descendente. Los comercios e industrias pampeanas ya llevan más de dos año achicando el consumo de luz.
Los números que el miércoles por la tarde, en una entrevista con Radio Noticias, brindó el gerente de la CPE, Luis Usero, son por demás preocupantes. La caída en la venta de energía que exhibe la CPE no son solo un buen espejo de la crisis social y productiva, sino que ya es una causa de mayúscula preocupación para quienes manejan los números de la entidad solidaria.
A partir de la crisis del año 2001, la Cooperativa Popular de Electricidad comenzó una tendencia ascendente en los volúmenes de compra de electricidad a la APE, que se mantuvo hasta 2015, aproximadamente. “Se incrementaba a un ritmo del 4 a 4,5 por ciento anual, acumulativo”, precisó el gerente.
“Ese comportamiento se mantuvo en el tiempo pero en 2016 y 2017, empezó a cambiar la tendencia. Y en el ejercicio que cerró el 30 de junio, nos vimos con la situación de que la compra de energía había disminuido respecto al año anterior”.
El quiebre no fue abrupto sino que primero hubo un desaceleramiento de esa tendencia y después vino la etapa descendente. “En el mes de agosto la compra de energía cayó 5,5 por ciento respecto a agosto de 2017”, detalló el gerente.
“Si vemos la compra anual, de los últimos 12 meses venimos con 6 meses preocupantes”. Entre marzo, abril y mayo “el crecimiento fue insignificante”, mientras que a partir de junio “los registros son negativos”.
Lo mismo sucede cuando se contrastan los ocho meses transcurridos de 2018, con los mismos meses de 2017: “también vemos registros negativos, y es una tendencia que se va consolidando y que en el corto plazo no vemos que se vaya a revertir”.

-¿Entre los usuarios, hay alguna categoría en que la caída se sienta con más fuerza?
-Para nuestra cooperativa, el consumo residencial es casi la mitad de nuestra demanda de energía. En el último año, vemos que en 10 meses la energía de este año ha sido inferior a igual mes del año anterior, y el consumo anual por usuario residencial ha caído un 4 por ciento.
Usero aclaró que no sería correcto asociar esta disminución a una incorporación importante de elementos que tienen mayor eficiencia energética, como sería el caso de luminarias LED, ya que la misma tendencia se nota en sectores como los comercios y las industrias, que no tienen una componente tan importante de iluminación en su factura de energía.
“Cuando uno ve que esto también ocurre con otro tipo de usuarios, es realmente preocupante”, reiteró.

Comercios.
La situación con los consumos comerciales e industriales es aún más crítica. “En los comercios, todos los meses de los últimos 12 meses han sido de un consumo inferior a igual mes del año anterior, todos los meses”, enfatizó Usero.
El consumo por usuario comercial “lleva 27 meses de registros negativos” mientras que el consumo anual por usuario comercial “ha caído el 3,5 por ciento”, detalló.
En la industria es más grave todavía. “Si bien la pequeña industria tiene una participación bastante menor en el consumo de la cooperativa, pero el consumo por usuario industrial lleva una caída del 8 por ciento, con 26 meses con registros negativos”.
Usero hizo la aclaración de los pequeños industriales porque las grandes industrias, al consumir grandes volúmenes de electricidad, tienen la posibilidad de conectarse al sistema eléctrico sin necesidad de recurrir a la cooperativa.

CPE: cuentas complicadas.
El gerente Usero explicó que la caída del consumo no solo preocupa como reflejo de la situación social del país, sino por lo que significa para las cuentas de la CPE. “Nosotros vemos con preocupación este tema”, se sinceró el gerente, porque los números del servicio eléctrico, que es el principal servicio de la CPE, se ponen cada vez más feos, porque mientras que el consumo eléctrico viene en baja, los costos de prestación se mantienen o suben. “Los costos operativos son fijos”, explicó.
La distribución y venta de energía es un servicio que tiene una componente variable, que es precisamente la cantidad de energía que se comercializa, y otra que es prácticamente fija, que es el costo operativo. “La cooperativa presta el servicio con personal propio, en un alto porcentaje de toda su actividad”, recordó Usero. “El hecho de que nosotros distribuyamos menos cantidad de energía, implica que esos costos fijos se distribuyen entre menor cantidad de unidades físicas”, señaló.
Esta complicada situación es motivo de análisis tanto de las autoridades del Consejo de Administración de la CPE, como de los integrantes del Cuerpo de Delegados, tanto los que terminan su mandato como los que empezarán en breve.
“En general, nuestros delegados saben cuál es la situación de la Cooperativa, en todos los servicios. Aunque no estén ejerciendo, los delegados son vecinos muy comprometidos con la Cooperativa y saben bien qué está pasando”, destacó el gerente.