Crece la demanda de empleo

HAY 26.274 INSCRIPTOS EN LAS OFICINAS DE EMPLEO

Los registros de las Oficinas de Empleo no paran de crecer. La demanda creció un 50 por ciento en los últimos tres años. “El desempleo ya es una peste en La Pampa”, afirmó el subsecretario Pedehontaá.
JUAN JOSE REYES
En las dos ciudades más grandes de la provincia hay registrados 26.274 pampeanos que demandan empleo formal. En Santa Rosa había hasta agosto 15.410 demandantes anotados el 25 por ciento de la Población Económicamente Activa (PEA). En General Pico, la situación preocupa por la aguda recesión. Allí la cifra de inscriptos trepa a 10.864 personas, el 31 por ciento del total de personas en aptitud de trabajo, con un crecimiento del 50 por ciento en tres años. “El desempleo ya es una peste en La Pampa”, disparó el subsecretario de Trabajo, Marcelo Pedehontaá.
La inserción en el mercado laboral en ambas ciudades es muy baja a causa de la nula oferta laboral por parte de las firmas y especialmente en la construcción, al no haber obra pública de Nación. Desde que se crearon las Oficinas de Empleo la búsqueda de una salida laboral crece fuerte y se agudizó en 2018. Buscan trabajos administrativos en comercios, servicios y construcción.
Lo sorprendente es que en los registros laborales hay perfiles muy diversos de trabajadores que incluyen hasta profesionales, como también especialistas en oficios y jóvenes con poca y nada cualificación pues no han culminado sus estudios secundarios.

Santa Rosa en crisis.
En Santa Rosa la carencia de empleo formal crece fuerte. Al agosto pasado, según lo reveló el Subdirector de Educación para el Empleo de la ciudad Roberto Zaccara, había inscriptos 15.400 personas en la OE. La demanda de empleo en la ciudad sigue en constante crecimiento y ya llega al 9% de la población total y al 25% de la Población Económicamente Activa (PEA).
De proseguir destruyéndose empleo el agravamiento hacia fin de año será más preocupante. El propio Centro Empleados de Comercio, el cual concentra más de la mitad del empleo del conglomerado ha dicho que “diariamente se produce una merma de las fuentes de trabajo y que ella se produce por presión, por arreglos y en algunos casos por despidos”.

En Pico golpea más fuerte.
El secretario de Desarrollo Social, Daniel López, le dijo a LA ARENA que el último informe del Observatorio del Mercado Laboral en General Pico (actualizado al 20 de septiembre) trepó a las 10.864 personas inscriptas. Agregó que “solo en lo que va del año hubo 904 nuevos inscriptos de los cuales 416 fueron entrevistados y otros 488 lo hicieron para actualizar sus datos”.
En la segunda ciudad pampeana la información es relevada mediante entrevistas psicosociales a las personas interesadas en inscribirse en la OE. Según últimos datos el 63% manifiesta estar desocupado, el resto corresponde a subocupados (17%), trabajadores independientes (10%) u ocupados con otros 10%. En agosto de 2015 había registrados 7.342 y a la fecha 10.874, es decir 3.532 personas más, casi 50% en tres años.

Peste o epidemia.
Cuando este medio le consultó al subsecretario de Trabajo, Marcelo Pedehontaá acerca de los datos de las OE dijo la frase “El desempleo ya es una peste en la provincia”, pero aclaró que el otro gran problema es que “el empleo no registrado hace crecer la conflictividad laboral y la oferta no acompaña” y afirmó que la caída de la obra pública nacional le resta 7 mil empleos a La Pampa.
El Indec reveló que la desocupación en Santa Rosa-Toay llegó al 11,1%, y ya es tercera a nivel nacional detrás del conurbano bonaerense (12,4%) y Trelew (11,7%). La tasa de actividad fue de 46,4%, mucho más alta que la medición del mismo periodo del año pasado.