Inicio La Pampa Crece la preocupación en Río Negro

Crece la preocupación en Río Negro

En la provincia de Río Negro crece la preocupación por las consecuencias que tendrá para esa zona y toda la cuenca del río Colorado, la construcción y puesta en marcha de la represa Portezuelo del Viento. Esta preocupación se visibilizó con fuerza en la reunión explicativa realizada ayer en Colonia Catriel, Río Negro, organizada por autoridades políticas de la zona y organizaciones no gubernamentales.
Promovida por los diputados electos rionegrinos Daniela Salzotto y Facundo Arceo, ambos justicialistas, y el intendente pampeano Abel Abeldaño, la reunión explicativa contó con la participación de un importante número de vecinos, autoridades, políticos, funcionarios y representantes de ONGs comprometidas con el ambiente y los recursos hídricos, tuvo lugar la «jornada de actualización» organizada para evaluar las consecuencias de Portezuelo del Viento, si es que se construye en los términos actuales.
Estimativamente, hubo más de 100 personas presente, llegadas desde varias comunidades de la cuenca, tanto rionegrinas como pampeanas.
La Pampa estuvo fuertemente representada en el encuentro, tanto por autoridades políticas, ejecutivas y dirigentes de ONGs. Además de Abeldaño, coorganizador de la jornada, se hicieron presentes los diputados nacionales Melina Delú y Ariel Rauschenberger, el secretario de Recursos Hídricos de La Pampa y delegado titular en Coirco, Javier Schlegel, el delegado alterno en Coirco, Juan Greco; la diputada justicialista pampeana Lucrecia Barruti y el intendente electo de Puelén, Alberto Colado.
En representación de La Pampa también estuvieron presentes dirigentes de la Fundación Chadileuvú y de la Asamblea en Defensa de los Ríos Pampeanos.
Por la provincia de Río Negro, hubo organizaciones sociales y ambientales de Catriel y de Cinco Saltos, comunidades aborígenes representandas por Noelia Ñanculeo, y el diputado electo José Luis Berros, oriundo de General Roca.
En su condición de anfitriona, la concejala Salzotto dio la bienvenida a los presentes y luego expuso sobre el proyecto hidroeléctrico Portezuelo del Viento.
Tras sus palabras expusieron el secretario pampeano Javier Schlegel, el intendente Abeldaño, el diputado Berros y la referente aborigen Ñanculeo.

Hecho histórico.

Al terminar la reunión, la concejala Salzotto se mostró satisfecha por el desarrollo del encuentro y los temas analizados, y consideró como «un hecho histórico» para Catriel y Río Negro ya que da continuidad a un cónclave similar realizada hace pocos meses en la localidad de Río Colorado, también en provincia de Río Negro.
La diputada electa anticipó que ni bien asuma en la Legislatura rionegrina uno de sus primeras iniciativas será en repudio a que Mendoza maneje la represa Portezuelo del Viento y, en simultáneo, otro repudio por el pésimo estado de la ruta nacional 151, que tanto en esa provincia como en La Pampa presenta un estado de deterioro calamitoso y peligroso para quienes transitan por ella.

Destrucción.

Durante la reunión circuló un extenso documento elaborado con el aporte de muchas personas, en el que las organizaciones solicitan una audiencia al comité de cuenca del río Colorado en la cual exponer su preocupación y exigir algunas respuestas.
En el texto, las ONGs firmantes expresaron su preocupación por el avance de Mendoza, la complicidad que perciben en el comité de cuenca, y fundaron sus sospechas en el conocida antecedente de la crisis ambiental que vive el oeste pampeano por el manejo inconsulto que Mendoza hace del río Atuel.
«Estas acciones ejecutadas y en ejecución por Mendoza, con la complacencia de Nación, y con desconocimiento de las condóminas del río Colorado, hacen improcedente y colocan bajo una severa sospecha, a cualquier aceptación de los representantes de las respectivas jurisdicciones de Coirco, para que se siga avanzando en la ejecución del Proyecto Portezuelo del Viento», expusieron las organizaciones.
«No nos cabe duda que afrontamos y se ha iniciado un camino de destrucción de un río, producto de la insaciable voracidad y apoderamiento de Mendoza por el agua, ya demostrada en los usos de sus restantes ríos compartidos», advirtieron, remitiendo al antecedente del Atuel.
«Es imposible imaginar que esto se pudiera estar haciendo con recursos presupuestarios asignados por el Gobierno Nacional, pero lo cierto es que está pronto a suceder. Los representantes de las jurisdicciones en Coirco lo son de sus gobiernos provinciales y no es fácil comprender que, frente al escenario descripto, pueda seguirse sosteniendo el aval de esas provincias a una obra y matriz socio productivo y ambiental tan cuestionado (judicial, productiva, cultural y ambientalmente)».
En función de esos antecedentes, y el resto de los expuestos en el documento, las organizaciones exigieron a Coirco que «hasta no llegar a un consenso pleno entre las condóminas del río Colorado, se suspenda el proceso licitatorio, o cualquier otra acción, que no cuente con el aval de todos sus componentes jurisdiccionales».