Inicio La Pampa Crece malestar por el pliego

Crece malestar por el pliego

LICITACION DE PORTEZUELO DEL VIENTO

El ministro de Infraestructura de Mendoza, Mario Isgró, fue el jueves a la Legislatura mendocina a evacuar dudas en relación al proceso licitatorio de Portezuelo del Viento, pero en vez de apaciguar los ánimos, incrementó el descontento, por lo menos de los sectores críticos, y no despejó sospechas. Confirmó que se vendió un solo pliego, que lo compró Impsa y que la intención del gobierno mendocino es que la obra sea únicamente para empresas y trabajadores mendocinos.
Isgró, acompañado de tres funcionarios de su gabinete, fue al edificio de la Legislatura pero no estuvo frente a frente con los legisladores. Se ubicó en una sala contigua y desde allí mantuvo una videoconferencia con los parlamentarios.
Este sistema de contacto, junto con el hecho de que los legisladores no podían repreguntar y el funcionario se arrogaba la potestad de decidir qué pregunta respondía y cuál no, enervó a muchos legisladores, que calificaron al encuentro como «una puesta en escena».
Un dato sobresaliente del encuentro virtual, es que Isgró confirmó que hasta ahora se vendió un solo pliego de la licitación y que lo compró la empresa que está en el centro de las sospechas: Industrias Metalúrgicas Pescarmona S.A.
El dato lo había solicitado el senador Marcelo Romano, de la agrupación política Protectora, que se mostró muy molesto con la metodología de teleconferencia que se utilizó. «Nos manejan los tiempos de intervención, nos obligaron a hacer todas las consultas de una sola vez y las contestaron en parte o no las contestaron. Fue una puesta en escena», se quejó.
Isgró concurrió junto al subsecretario de Energía y Minería, Emilio Guiñazú. Ambos fueron recibidos por el vicegobernador Mario Abed y el presidente de Diputados, Andrés Lombardi. Desde el anexo legislativo, el funcionario respondió durante casi dos horas las consultas de diputados y senadores del oficialismo y de la oposición.

Un monopolio.
Según detalló el portal Mendoza On Line, el senador Romano fue uno de los primeros en preguntar y apuntó a la intervención de Daniel Chicachula, quien tuvo que renunciar a una asesoría ministerial porque creó en enero una consultora que se dedicar, precisamente, a analizar pliegos licitatorios- y de Guiñazú en el armado de los pliegos de Portezuelo. «Reconocieron que ellos están involucrados y hasta ayer trabajaban para empresas grandes», dijo Romano.
«Pregunté si hay posibilidades de cambiar algunos requisitos porque han armado la licitación para los chinos y para Impsa», denunció.
La otra consulta estuvo relacionada con el presupuesto. «Tendría que ser una presupuesto oficial discriminado porque son varias obras: la relocalización de Las Loicas, la obra hidroeléctrica, una estación transformadora, la presa, las turbinas. Si estuviera discriminado podrían acceder más empresas pero así como está lo va a hacer una sola y el Estado queda frente a un monopolio. No va a haber puja de precios», indicó el senador.

Una gran alegría.
Ante las consultas de Romano y otros senadores, Isgró confirmó que hasta el momento hay un solo oferente y que es Impsa: «No podríamos dejar construida una obra de esta envergadura por equipos que no tengan experiencia, no podemos permitir que tengan con este proyecto aprendizaje», afirmó. «Sabemos que Impsa es la que ha comprado el pliego, es una empresa mendocina de proyección internacional, es una alegría grande que sea local», reveló.
Por su parte, el diputado Duilio Pezzutti hizo alusión al enfrentamiento del gobernador Rodolfo Suárez con la Cámara Argentina de la Construcción. «La CAC asegura que las condiciones del pliego impiden la participación de constructoras nacionales, la falta de competencia en la licitación y un perjuicio para nuestra provincia», dijo.

Trabajo solo para mendocinos
El ministro Isgró hizo un resumen positivo del encuentro y reiteró que la intención del gobierno de Rodolfo Suárez es que tanto las empresas como los miles de trabajadores que demandará la obra a lo largo de la construcción, sean oriundos de esa provincia. «Es importante que el cuerpo legislativo muestre interés. Es una obra producto de un trabajo muy largo, de décadas. Esta obra va a generar empleo y energía, es una obra de todos y para todos y garantiza trabajo para las empresas locales y los 3.500 puestos de trabajo serán para mendocinos», dijo.