Inicio La Pampa Creció un 70 % el rechazo de cheques

Creció un 70 % el rechazo de cheques

SON DATOS DE LA PAMPA. EN 10 MESES SE REBOTARON CERCA DE $125 MILLONES

Es su valor más alto en los últimos 15 años afectado por el combo de inflación, tasas altas, deterioro salarial y bajas de ventas. De enero a octubre, el montó llegó a los 125,6 millones de pesos con 44 mil cheques rebotados.
Juan José Reyes – El Banco Central de la República Argentina (BCRA) en su reporte estadístico sobre el Sistema Nacional de Pagos (SNP) entre enero y noviembre de 2018 evidenció que los rechazos de cheques en La Pampa se dispararon 70% interanual. Es su valor más alto en los últimos 15 años afectado por el combo de Inflación, tasas altas, deterioro salarial y bajas de ventas.
En los últimos 10 meses, el monto rechazado alcanzó los 125,6 millones de pesos con 44 mil cheques rebotados que fueron librados en el clearing del sistema financiero local en su cámara compensadora electrónica.
Para el BCRA el promedio en dinero de cada documento impago fue de $3.623 y sólo fueron cubiertos dentro de los 30 días 47% de ellos (20.680), por menos de $60 millones. El otro 53% deberá pagar fuertes multas o será inhabilitado.
Sucede que, tan pronto como se comience a tener cheques rechazados, el Central le hace llegar al emisor y al banco una carta certificada notificando que la cuenta será cerrada de inmediato en caso del no pago de multas. Inclusive aun pagándolas, si no lleva buen comportamiento financiero, las cuentas pueden ser cerradas si no recupera (paga) los cheques rechazados.
Por lo tanto de no cumplir con el pago de las multas, el banco está obligado a clausurar la cuenta corriente. Se cuenta con 30 días para abonarlas evitando el cierre y los montos de las multas son fáciles de calcular. Se trata de un 4% sobre el monto del cheque rebotado y la multa será reducida al 2% en el caso de que el librador abone el cheque, recupere el valor y lo presente ante su banco dentro de los 30 días corridos al rechazo.

Cadena de pagos.
Los problemas en la cadena de pagos, de los que ya se quejan los comercios pampeanos y las propias cámaras mercantiles, empiezan a verse en cifras oficiales. El volumen de cheques rechazados se disparó muy fuerte en comparación con 2017. Tales estadísticas presuponen la peor proporción de morosidad desde noviembre de 2001 y julio de 2004, cuando el país y la provincia se encontraban en plena crisis económica.
A un promedio de 121 cheques de pago diferido, que no pasan las cámaras compensadoras electrónicas por día por falta de fondos, muestran un escenario que afecta no solo al comercio y los servicios sino también a la industria, el campo y a las personas físicas que utilizan esta operatoria. Estiman que en el verano el número de rechazos por falta de fondos seguirá creciendo, indicio acabado de que la cadena de pagos en toda la región pampeana se encuentra transitando una delgada línea.

Monto impago.
Según la Fundación Mediterránea, el monto impago de los cheques rechazados fue casi dos tercios mayor al primer semestre de 2017. Ello implica aumento en la cantidad de juicios ejecutivos, concursos de acreedores y pedidos de quiebra, impulsados por los tenedores de los cheques rechazados muy elevado. Aquí el 0,5% de los rebotes en el clearing local (compensación electrónica de cheques), presentaron algún grado de imperfección, sea ésta de confección o la no contención de fondos en la cuenta respectiva (falta de provisión, de autorización para girar en descubierto o defectos formarles).
Sin embargo lo más preocupante es que solamente fue cubierto el 47% de los montos por parte de los clientes en el plazo estipulado por las normativas del BCRA (unos 60 millones cubiertos sobre 125 millones de pesos en rechazos). Dicho de otra forma, el 63% no fueron abonados aún, lo cual implica en breve o cierre de cuentas o elevadas multas. Por tramos de rebotes, la cantidad de rechazos disminuye a medida que hay mayor cantidad de documentos observados, en cambio quienes están en la parte de mayores rechazos (de 51 cheques en adelante) los montos crecen aún más.

Recesión sin fin.
En La Pampa la cantidad de cuentacorrentistas alcanza a los 36.047 entre todas las entidades financieras de las cuales el 40% (14.419) pertenecen al BLP. De la cifra total 3.650 tuvieron cheques no cobrados y para tener una noción de la crisis sólo resta ver que la suma involucrada supera los 155 millones de pesos alcanzando a 44 mil documentos de 4.800 cuentacorrentistas.
La suba en los costos de quienes venden bienes y servicios, tasas de intereses muy elevadas (en promedio 65% tasa nominal anual en pesos), inflación y los efectos de la megadevaluación afectan toda operatoria, indistintamente del instrumento de pago que se trate, convirtiendo a la plaza en una zona muy volátil. ¿Que nos depararán enero y febrero (meses de bajas ventas por las vacaciones)? Es la gran incógnita.
Sucede que se acentúa la desocupación y con ello el enfriamiento de la economía y menos ventas, un combo nada halagüeño ya que es progresivo el deterioro en la cadena de pagos. Lo concreto es que la economía nacional y provincial ya alcanzó a los casi 7 meses consecutivos de indicadores negativos y dos trimestres consecutivos con retracción, por lo que técnicamente puede considerarse que el proceso recesivo se extenderá unos meses más.
El otro gran problema es que la rama de actividad con mayor incidencia en la contracción interanual del indicador EMAE durante noviembre fue la del comercio mayorista y minorista, con una caída de hasta 16% del salario de los trabajadores.