Inicio La Pampa "Creemos en nuestro hijo"

«Creemos en nuestro hijo»

LOS PADRES DE JUNIOR CABRERA ASEGURAN QUE ES INOCENTE

Carlos y María Rosa, los padres de Carlos «Junior» Cabrera, el joven de 21 años acusado de haber abusado sexualmente de Emiliana, una chica de 22, a mediados de diciembre en un departamento de la avenida Perón, le dijeron a LA ARENA que tienen fundamentos para creer en la inocencia del joven. Y pidieron «por una justicia igualitaria, para que realmente se sepa la verdad».
El padre del acusado, señaló: «Creo que tanto mi familia como la de Emiliana estamos viviendo momentos muy difíciles, son chicos mayores de edad, y lo que ellos hicieron nos afecta a todos. Pero puntualmente, creo que nosotros nos encontramos muy desprotegidos, porque hay mucho dinero y poder detrás de todo esto, más las versiones que se hicieron públicas, y hoy nos vemos muy afectados, pero creemos en nuestro hijo».
Y añadió: «La forma en la se desencadenaron las cosas, las declaraciones de los testigos, las declaraciones de mi hijo incluso, que fueron espontáneas cuando él se podría haber negado, hacen que nosotros le creamos a Carlitos. Él se fue a trabajar a la mañana siguiente de la juntada que habían hecho, la policía puede decir la cara de sorpresa que tuvo cuando lo fueron buscar».
En esa línea, el hombre aseguró haberse «interiorizado de muchas cosas», y explicó: «Hablé con los amigos, quise saber cómo se comporta mi hijo cuando está en las fiestas, y lo que me dicen es que lo único que puede haber hecho es romper un protocolo, nada más que eso».

Dos años.
Asimismo, el padre del acusado dijo que «Carlitos con Emiliana hace dos años que salen esporádicamente, ella siempre tuvo novios oficiales, pero se encontraban. Esas fueron las palabras de los amigos de él y de ella. Se conocieron en una fiesta en la Rural hace dos años, y en todo este tiempo se veían, salían a comer, iban a fiestas, incluso salían a distintos pueblos juntos; todo esto lo fui averiguando ahora, me tuve que asesorar, y me pude enterar de estas cuestiones».
Y agregó que «las dos hermanas lo invitaron a Carlitos a visitarlas a La Plata, a escondidas de los padres. También sabemos que muchas veces se juntaban en la quinta de los padres de ella, o en otros departamentos en los que Carlitos vivía, en este de ahora es la primera vez, antes no lo conocían».
«En el departamento se juntaron ocho personas, de las cuales cuatro declararon como testigos, y dijeron lo mismo que Carlitos declaró espontáneamente cuando lo fue a buscar la policía», aseguró.

Preso.
La madre del acusado, por su parte, señaló que «Carlitos Junior está preso desde el 12 de diciembre, sin una denuncia plasmada en Fiscalía. Lo metieron preso por una denuncia de cuatro renglones hecha en sede policial, y no hubo, ni hay pruebas de que sea cierto lo que denunció esta chica».
«Todos los peritajes oficiales dieron absolutamente bien, en ningún lado da cuenta de que mi hijo tenga el perfil de un abusador. Pero además, es muy improbable que mi hijo pudiera haber abusado de Emiliana, estando la hermana al lado en la misma cama. Además, los controles médicos que le realizaron, no dieron cuenta de que tuviera una marca de nada», acotó.
Asimismo, el hombre señaló que «ella en la denuncia policial dice que le dijo ‘que no, que pare, y él siguió’; pero después en la denuncia médica dijo que ella se despertó con signos de haber sido abusada, como ésta hay muchísimas contradicciones. Pero estamos en una situación complicada, porque esta situación se hizo mediática, y estamos hablando de la hija de un fiscal y de una ex directora de hospital».
«Hay muchas cosas en el medio de todo esto, pero a mi hijo lo ensuciaron de por vida, independientemente de lo que determine la justicia. Mi hijo tiene que estar en libertad ya», enfatizó el padre.

No permitieron.
Por otro lado, los padres de Junior, señalaron que existen «diferencias» en el trato judicial. «Cuando Emiliana declaró en Cámara Gesell, ni los abogados ni la psicóloga de Junior le pudieron preguntar nada. No les permitieron preguntarle cosas importantes, como si tenían vínculos previos, si él la había visitado en La Plata. Vemos muy despareja la situación, porque ella declaró muchas cosas diferentes a lo que había dicho en la policía», señalaron.
La madre añadió que «ella aduce que nuestro hijo no tenía amigos, que está angustiado y que ella lo contenía, pero creo que está hablando de otra persona, porque los informes de los peritos hablan de todo lo contrario. El informe del perito de la justicia dice que es un chico seguro de su sexualidad, seguro en su personalidad, capaz de aceptar un fracaso, y no impulsivo para lograr su cometido, no tiene ese perfil. Es injusto que no nos dejen defender a nuestro hijo, porque tanto el juez, como el fiscal, nos pusieron todas las trabas para hacerlo».
«Nosotros fuimos con los abogados el día que ella declaró y nos tuvimos que quedar en la puerta del juzgado, mientras que el padre de ella, llegó y adelante nuestro se presentó y pasó como dueño de casa, a escuchar y ver la declaración de la hija. La idea es que se sepa la verdad, y que haya un juicio con un poquito de coherencia», añadió el padre.
Finalmente, señalaron que «a los 10 minutos de haber sido detenido, Junior declaró en fiscalía dónde estuvieron, quiénes estuvieron, los horarios de todo lo que pasó, hasta qué tomaron y cuánto hacía que se conocían. Todos los testigos declararon entre 10 y 15 días después, con el abogado querellante presente y haciendo preguntas, y un montón de días después declaró ella con todas las cartas sobre la mesa. Y así y todo, dice incoherencias, y se contradice».

«Son todas contradicciones»
«Creemos en nuestro hijo, pero no niego que ella le pueda haber dicho que no en el momento», dijo el padre en un momento de la charla. Y añadió: «Lo que sé es que todas las declaraciones de los testigos del trato que venían teniendo esa noche, en la que estaban muy cariñosos y a los besos, más los antecedentes de la relación que ellos tenían, eran todos indicios de que iban a terminar la noche juntos. Pero si en el momento ella le dijo que no, es algo que solo pueden saber ellos dos. De todos modos, mi hijo no es un violador, porque en ningún momento ejerció violencia contra ella, y eso lo demuestran las pericias».
La madre añadió que «ella primero dijo que no lo conocía, después dijo que lo conocía por ser amigo del novio de la hermana, y después dijo que lo había esperado en La Plata y que ella lo contenía. Son todas contradicciones, una tras otra. Ellos se juntaban incluso en la quinta de los padres y sabemos que se quedaban a dormir juntos ahí».

«Somos dos laburantes»
La madre de Junior dijo que «lo metieron preso porque dijeron que tiene riesgo de evadirse, por ser una persona con mucho poder económico, pero mi hijo era empleado en una empresa, que se pagaba un alquiler con su sueldo y tenía un auto 2007, no es una persona con poder económico». Y añadió que «incluso a nosotros nos quisieron presentar como grandes empresarios, y somos dos laburantes que vivimos para nuestro negocio».