Inicio La Pampa Cuando a Paturlanne la salvó el STJ

Cuando a Paturlanne la salvó el STJ

LAS "LLAMAS DE VALDEZ"

La destitución de Marta Paturlanne de su cargo de intendenta de Santa Isabel por parte del Concejo Deliberante de esa localidad estuvo precedida por dos resoluciones del Superior Tribunal de Justicia. En ambos casos, la Sala C del máximo órgano judicial de la provincia habilitó la sesión del CD que debía estudiar si destituía o no a la jefa comunal, algo que finalmente ocurrió el jueves de la semana pasada.
El apellido de la ex jefa comunal no es nuevo en los pasillos del STJ ya que estuvo involucrado en una causa que llegó a los titulares de los medios de prensa de todo el país: el caso de la sustracción de dos llamas de una granja experimental que pertenecía al Ministerio de la Producción por parte del entonces gerente de Explotación de la APE, Felipe «Chango» Valdez, ex dirigente de Convergencia Peronista.
Paturlanne era entonces la responsable de la granja y llegó a ser condenada por entregarle los ejemplares, que eran propiedad del Estado, a Valdez. Ambos serían absueltos un año después por un fallo de la Sala B del STJ.

Dos teques.
El juicio oral y público que los encontró culpables se había realizado en el año 2006. El hecho que dio lugar a la causa ocurrió en abril del 2003 cuando Valdez concurrió a Santa Isabel en su calidad de gerente de Explotación de la Administración Provincial de Energía. En esa visita, la señora Paturlanne pidió al funcionario unas obras eléctricas para la estación experimental.
El funcionario dio el visto bueno para los trabajos, pero al terminar el encuentro, Valdez dijo que le gustaría tener «dos de esos animalitos» (las llamas) en su casa ya que le recordaban su origen salteño.
En el mes de junio de ese mismo año, Valdez volvió por Santa Isabel y en ese momento fue que Paturlanne ordenó a uno de los empleados que maneara dos ‘teques’ -crías de llamas- y los cargara en la camioneta del funcionario. Unos días después, un funcionario policial inició de oficio una investigación al tomar conocimiento del hecho y de las irregularidades que se habían cometido.

Absueltos.
El juicio que condenó a ambos lo llevó adelante la Cámara en lo Criminal 1 de Santa Rosa. Sin embargo, en noviembre de 2007, la Sala B del STJ hizo lugar a los recursos que habían presentado Valdez y Paturlanne y los absolvió. De ese modo, Valdez se liberó de una pena de 2 años de prisión -sin cumplimiento efectivo- por el delito de concusión, por haberse apropiado de dos camélidos que pertenecían al rodeo de la granja experimental que el Ministerio de la Producción tiene en el oeste pampeano, entre Santa Isabel y Algarrobo del Aguila.
A su vez, Paturlanne, una de las responsables de esa granja experimental y la persona que ordenó entregar los animales, zafó de una condena a 1 año de prisión, también de ejecución condicional, aunque en su caso por el delito de «abuso de autoridad y usurpación de cargo». Tanto el ex funcionario como la ex intendenta habían recibido una inhabilitación especial para ejercer cargos o funciones públicas.
Los jueces superiores concluyeron que estaba probada la conducta de ambos, pero que en ningún caso encuadraba en las figuras penales que aplicó la Cámara en lo Criminal 1, por esa razón fueron absueltos tanto de la pena de prisión en suspenso como de la inhabilitación para ocupar cargos públicos.