Cuando los perros atacan en la ciudad

Cada vez se ven más perros callejeros en el centro de la ciudad. Se los ven subidos en las escalinatas de la Universidad, merodeando por la avenida principal, también en la Catedral, afuera de los locales, algunos adentro, y también en la Plaza San Martín. Cuando ocurre una manifestación, de cualquier índole, se juntan y se puede ver casi en su totalidad el número de su universo real: un perro cada dos personas en Santa Rosa.
Según el último recuento de la Fundación Vidanimal, hay casi 52 mil canes circulando por cada una de las calles y barrios de la ciudad. Pero este censo canino data de noviembre del año 2016; y un año y medio después, se desconocen las cifras exactas, aunque lejos están de haber mermado.
Parece ser que las cuchas públicas instaladas por vecinos voluntarios, amantes de los animales, en algunas calles de la capital, no han funcionado. Tampoco las tareas de castración y vacunación que algunas fundaciones llevan adelante, a veces en conjunto con el municipio, pues los casos de mordidas y de trasmisión de enfermedades, han aumentado.

Mordidas de canes.
Ayer mismo por la tarde, hasta el momento en que llegó el reportero gráfico de LA ARENA y captó la imagen que se puede observar, cuatro personas que circulaban tranquilas, en un caso en moto y otro en bicicleta, precisamente por el calle Gil, habían sido mordidas.
La problemática, sin embargo, no es exclusiva del centro. En todo caso, el centro de la ciudad es una de las zonas que menos sufre esta situación. Barrios como Esperanza, Néstor Kirchner, Reconversión, Pueblos Originarios y Nelson Mandela, que aglutinan más de 20 mil personas, algo así como dos General Acha, son los más afectados.
Mientras se realizan manifestaciones en Santa Rosa reclamando hospitales públicos para perros, el Centro de Salud del barrio Esperanza, que agrupa al resto de los sectores anteriormente nombrados, informó a este diario que, por lejos, los casos que más se atienden son aquellos relacionados a mordidas de canes, y que, además, disponen de mínimos insumos para las curaciones.
También, informaron desde este Centro de Salud, que no “dan abasto”, y que en segundo lugar se encuentran los casos por infecciones producto de los rebalses cloacales.