Inicio La Pampa Cuatro años al secuestrador de las dos nenas

Cuatro años al secuestrador de las dos nenas

EN UN CAMPO DE ARATA

La jueza de audiencia local, María José Gianinetto, condenó ayer a cuatro años de prisión a Matías Osvel Montello (30 años), por intentar secuestrar a dos niñas en la localidad de Arata en abril del año anterior. La magistrada lo sentenció por los cargos de «privación ilegal de la libertad agravada por haber sido cometida con amenazas y violencia» y «tenencia de arma de fuego de uso civil sin la debida autorización legal». Además le impuso una multa de mil pesos.
La causa se inició tras la denuncia por la desaparición de dos hermanas que jugaban en el patio de su casa, en Arata, cuando escucharon que alguien pedía ayuda. Salieron a la calle y fueron interceptadas por el imputado, quien las llevó a un descampado, a media cuadra del domicilio de las menores. Las retuvo en el lugar mientras las amenazaba con un arma de fuego. Luego las quiso hacer pasar por debajo de un alambrado, pero al escuchar las voces de las personas que buscaban a las niñas, las dejó y se fugó.El gravísimo hecho se debatió en los Tribunales de esta ciudad, a lo largo de cinco audiencias y la investigación la llevó adelante el fiscal Juan Ignacio Pellegrino.
Gianinetto hizo lugar al pedido de pena que había planteado la Fiscalía durante los alegatos de clausura. El defensor Martín Herraro Galvagno, había pedido la absolución de su defendido. En la causa, la madre de las menores damnificadas se constituyó como querellante particular, y estuvo representada por el defensor oficial Alejandro Piñero.

Detención.
El imputado, que es oriundo de la provincia de Córdoba, fue detenido el 22 de abril pasado, tras intentar secuestrar a dos hermanas de 11 y 3 años de edad, a quienes mantuvo cautivas en un descampado de la localidad de Arata, mientras les apuntaba con un arma de fuego.
Al día siguiente de su detención, la jueza de control Jimena Cardoso le formalizó la Investigación Fiscal Preparatoria y le dictó la prisión preventiva. Además ordenó la realización de una entrevista en Cámara Gesell, una rueda de reconocimiento de persona y otra de objeto, la apertura de un teléfono celular secuestrado al imputado, y el examen mental obligatorio.
En un allanamiento que se hizo en su domicilio, lo investigadores secuestraron un arma de fuego.

Fallo.
«Sin dudas estamos ante un caso particular y para nada habitual, por tratarse de la desaparición de dos pequeñas niñas del patio de su casa en manos de un extraño, que causó gran alarma en la localidad de Arata, donde muchos vecinos se movilizaron espontáneamente para buscar o preguntar por las niñas», dijo la jueza en el fallo.
«Gracias al rápido accionar de la madre advirtiendo la ausencia de sus hijas a los pocos minutos, de las vecinas llamando a la policía y publicando la situación en las redes sociales, la policía y hasta la presencia de Bomberos -haciendo sonar su sirena en señal de emergencia-, la situación terminó rápidamente. La niña expresó que el hombre se puso nervioso cuando escuchó la sirena de Bomberos y finalmente en ese momento las dejó ir, quedando la duda de qué es lo que hubiera sucedido si las niñas hubieran podido traspasar el alambrado del campo, tal como quería el acusado», agregó.
Al momento de evaluar la conducta delictiva del imputado, Gianinetto tuvo en cuenta que se trató de dos víctimas cuyas vidas se han visto afectadas a partir de ese momento, y consideró que deberán aprender a convivir con las secuelas que este hecho les dejó. También señaló como otro agravante, que el imputado «aprovechó para cometer el delito, la vulnerabilidad e indefensión de dos niñas de corta edad, que sabía no podrían resistirse a su voluntad, máxime si consideramos la utilización del arma de fuego, lo que incrementaba el peligro que las niñas corrieron y el amedrentamiento que sufrieron».
Por esto, consideró necesario alejarse del mínimo que prevé la escala penal de las figuras por las que fue condenado.