Cuatro detenidos por una red de trata

UNA BANDA TRAIA SENEGALESES Y LOS EXPLOTABA EN MONTE HERMOSO

Los investigadores confirmaron que, por su volumen, es “la causa más importante de tráfico de senegaleses en la historia judicial argentina”. Hay cuatro detenidos acusados de conformar una red de trata de personas.

Para los pampeanos que durante los veranos pasan algunos días en las playas de Monte Hermoso el dato no pasa desapercibido: la cantidad de senegaleses que venden distintos productos tanto durante sus caminatas por la arena como en la gran cantidad de locales que se reprodujeron en los últimos años en la zona de la peatonal de esa ciudad bonaerense.

Ese dato tuvo un costado lamentable, cuando se conoció en esta semana la noticia sobre un operativo conjunto entre la Policía Federal y la Dirección Nacional de Migraciones que dio como resultado el arresto de al menos cuatro personas a las que acusan de ser parte de una red de trata de personas, principalmente senegaleses a los que les cobraban para llegar de contrabando al país a trabajar.

Los cuatro detenidos son todos de nacionalidad senegalesa. Dos de ellos, que estaban en la delegación policial de Bahía Blanca y fueron trasladados a Buenos Aires, están señalados por traficar a al menos 76 de sus compatriotas, 11 de los cuales fueron rescatados durante el operativo de las últimas horas.

Según le informaron al diario bahiense La Nueva, un grupo específico de la Policía Federal viajó desde Capital Federal para realizar la serie de operativos y allanamientos para desbaratar las tareas ilícitas.

La banda falsificaba pasaportes de Gambia para comenzar el tráfico en el aeropuerto de Dakar, seguía en Madrid, desde donde viajaban al continente con destino a Ecuador. Una vez allí, por tierra pasaban por Perú y Brasil para llegar a Argentina por alguna zona de la larga frontera.

Además, trascendió que las víctimas tenían que pagar unos 6.000 dólares para poder llegar a Bahía Blanca o Monte Hermoso para trabajar.

A cargo de la investigación está el juez federal Marcelo Martínez de Giorgi, quien también investiga los delitos de contrabando y falsificación de marca tras el secuestro de diversos elementos durante los allanamientos como carteras, ojotas, anteojos, perfumes y gorras, entre otros objetos, que no tenían documentación de procedencia por un monto estimado en los $ 2.000.000.

También figura entre lo secuestrado agendas, anotaciones en papel, comprobantes de transferencias bancarias, pasaportes de las víctimas, celulares, computadoras, registros comerciales y pasajes de colectivo.
Los investigadores le confirmaron al diario porteño La Nación que, por su volumen, es “la causa más importante de tráfico de senegaleses en la historia judicial argentina”.

Pago.
A partir del análisis de las pruebas incorporadas en el expediente, los investigadores establecieron que los jefes de la banda obligaban a las personas que trasladaban a nuestro país a realizar trayectos a pie con el objetivo de eludir puestos de controles fronterizos.

El ingreso en la Argentina, según informó el matutino, se concretaba de forma clandestina a través de la ciudad de Bernardo de Irigoyen, en Misiones, la frontera seca con Brasil. El último paso era el traslado a Buenos Aires desde Eldorado, donde terminaban de cancelar el pago de los 6.000 dólares.