viernes, 18 septiembre 2020
Inicio La Pampa Cuestionan audiencia virtual

Cuestionan audiencia virtual

OBRAS ANEXAS A LA REPRESA PORTEZUELO DEL VIENTO

A pesar de los pedidos, algunos de ellos canalizados a través de medidas judiciales, para que el acto no se concrete, el gobierno de la provincia de Mendoza realizó ayer la audiencia pública sobre cuatro obras complementarias de la represa Portezuelo del Viento, en la cuenca del río Colorado. Como se había anunciado, la audiencia no fue presencial sino de carácter virtual, transmitida a través de la página de la Secretaría de Ambiente de la provincia de Mendoza.
Dos entidades presentaron acciones judiciales para detener el desarrollo de la audiencia: la Organización
Identidad Territorial Malalweche y la Red Ambiental Oikos. En ambos casos, pidieron la nulidad de la audiencia por no respetar los tiempos de notificación y no garantizar su objeto, cuál era dar a conocer los estudios y escuchar las opiniones de los potenciales damnificados.
En el extenso video que subió el gobierno en la plataforma Youtube desde el canal Prensa Ambiente, se puede ver que el encuentro no contó prácticamente con asistente y se limitó a la proyección de videos y presentaciones tipo powerpoint, con exposiciones por parte de los responsables.
Llama la atención la cantidad de mensajes, mayormente negativos, que se leen en los comentarios que acompañan la publicación. Lo novedoso no es solo el enojo que produjo el cambio de modalidad de la audiencia -de presencial a online- sino los numerosos posteos que van más allá y atacan lisa y llanamente la obra en si, no sus cuestiones formales.
«No a Portezuelo! Acá en Lavalle, Mendoza el Dique Potrerillos y Cipolleti nos dejó sin agua, Las lagunas de Huanacache secas! El rio seco, muerto… que no mueran los pueblos! que no pase como acá…», escribió una usuaria de nombre Paula Guerra, mientras que Luciana Caram fue más allá y planteó: «No a Portezuelo en manos de nadie».

Resistencia interna.
Lo inoportuno del cambio de modalidad ha servido para visibilizar un hecho que hasta el momento la prensa y los canales de comunicación mendocinos han tratado de invisibilizar: la resistencia interna que la obra tiene en su propia provincia, un hecho que pocas veces ha sido informado.
Tras el desarrollo de la audiencia, muchas organizaciones sociales y ambientales exteriorizaron su malestar por la decisión del gobierno mendocino y su permanente avance sin escuchar a los interesados ni a los potenciales afectados.
En la audiencia se brindó información delicada sobre cuatro obras complementarias a desarrollar en simultáneo con la construcción de la represa Portezuelo del Viento. Se trata de la construcción de una línea eléctrica que conectará la futura central hidroeléctrica con otra línea de alta tensión, la relocalización de las rutas nacional 145 y provincial 226 y la reubicación de la villa Las Loicas, que en los tres casos quedarán bajo el agua si se llena el embalse.
Paradójicamente, los pobladores de la villa Las Loicas no pudieron participar del encuentro ni aún en forma virtual porque no tienen internet ni señal de celular. Lo mismo con las comunidades originarias -en su mayoría muy movilizadas en contra de la represa- y de los pobladores rurales que serán afectados si algún día se inunda la zona cuando se llene el embalse.