Inicio La Pampa Cultura a favor de la reapertura de las salas de cine

Cultura a favor de la reapertura de las salas de cine

YA HAY PROTOCOLO

El Ministerio de Cultura de la Nación aprobó ayer el protocolo sanitario para la reapertura de las salas de cine en Argentina. En paralelo, la Secretaría de Cultura de La Pampa transmitió al Comité de Crisis la solicitud, con el visto bueno del área, que enviaron los propietarios de cines Santa Rosa para su evaluación.
Desde la cartera de Cultura nacional, mediante la Secretaría de Desarrollo Cultural, la Superintendencia de Riesgos de Trabajo (SRT), el Ministerio de Salud y el aporte del Sindicato Único de Trabajadores del Espectáculo Público (Sutep), aprobaron el protocolo a nivel nacional, algo que desde el sector reclamaban desde hace tiempo.
Según informó Perfil, en el documento se detalla que en función del status epidemiológico en el que se encuentre cada jurisdicción, algunas medidas y acciones específicas pueden modificarse según lo dispongan las autoridades sanitarias locales. «En provincias como Córdoba, Chubut, Entre Ríos, Jujuy, Mendoza y Santiago del Estero, por ejemplo, varias salas de cine ya reabrieron al público con la autorización provincial. Según datos de la Cámara Argentina de Exhibidores Multipantalla, la actividad comprende en el país más de 800 salas, de las que dependen más de 7 mil trabajadores, de manera directa o indirecta», indicó el medio.

La situación pampeana.
En el caso de la provincia de La Pampa, los propietarios de Cines Santa Rosa -que poseen la sala Milenium- han mantenido sus puertas cerradas desde el inicio de la pandemia y han tenido que reconvertirse para seguir obteniendo ingresos.
Ahora, la posibilidad de reabrir está cada vez más cerca. La secretaria de Cultura provincial, Adriana Maggio, reveló en diálogo con LA ARENA que ayer recibió la solicitud de reapertura por parte de Walter Geringer, propietario de la sala. «Transmití el pedido al Comité de Crisis, con opinión de la Secretaría a favor de la apertura con protocolo autorizado, para que se evalúe. Es allí donde se toma la decisión», explicó la funcionaria.
A su vez, comentó que el ministro de Gobierno, Justicia y Derechos Humanos, Daniel Bensusán, recibió el pedido y le manifestó que iba a ser revisado en ese marco. De esta manera, no es de sorprender que con el correr de los días hayas novedades para el sector.

Qué dice el protocolo.
Entre las medidas incluidas en el protocolo nacional, dado a conocer por Perfil, se encuentra el uso obligatorio de barbijo durante la función, las «burbujas sociales de recreación» -que no permiten grupos de más de seis personas- y dejar butacas libres entre personas para mantener entre 1,5 y 2 metros de distancia social. El tapabocas, sostiene el documento, «será obligatorio pudiendo quitárselo sólo para ingerir alimentos o bebidas, y deberá volver a colocarlo después».
En relación a las salas, señala que «serán higienizadas y sanitizadas adecuadamente antes y después de cada función». Dentro de ellas, se establece la ocupación de «burbujas sociales de recreación».
Estas se definen «como espacios compartidos de proximidad entre personas que concurren conjuntamente al establecimiento y que no deben integrar -durante la realización del mismo evento- otra ‘burbuja social de recreación'». La misma, dice el documento, permite «compartir un mismo espacio en un ambiente controlado, dado que se mantiene la distancia entre grupos de personas no vinculadas».
«Las ‘burbujas sociales de recreación’ no podrán ser superiores a 6 personas y estarán conformadas por butacas contiguas. La distancia entre butacas ocupadas deberá ser de 1,5 metros a 2 metros, como mínimo. Esto puede realizarse con un esquema de ocupación donde por cada butaca ocupada o butacas ocupadas por la burbuja social deberán dejarse
2 butacas fijas libres a los lados de cada burbuja. También deberán estar libres las butacas que se encuentren inmediatamente adelante e inmediatamente detrás de cada butaca ocupada. Este concepto podrá variar según la evolución sanitaria y según lo determine cada autoridad jurisdiccional», agrega.

Horarios y ventilación.
Por otro lado, el documento sostiene que «cada complejo y/o sala cinematográfica deberán establecer un cronograma, en función de su programación e instalaciones preexistentes, que minimice la congestión de público asistente al ingreso y egreso de las funciones, así como también que contemple lapsos de tiempo suficientes para que el personal pueda llevar a cabo la adecuada limpieza y desinfección entre funciones».
«En aquellos casos donde sea posible en función de las características arquitectónicas, y a fin de complementar y optimizar la ventilación de las salas, las puertas de las mismas (tanto de ingreso como de salida de emergencia) se mantendrán abiertas durante al menos 10 minutos entre función y función», agrega.
En caso de que no se cuente con la posibilidad de realizar ventilación natural exterior, «se deberán realizar renovaciones por medio de inyección y extracción de aire forzada y/o complementar renovaciones con recirculaciones de aire por medio de sistema de filtrado según las pautas definidas por la autoridad jurisdiccional».