Inicio La Pampa Curutchet pasó del llanto a la felicidad

Curutchet pasó del llanto a la felicidad

EL TRIUNFO DE LA POLITICA

La intendenta de Eduardo Castex, Mónica Curutchet pasó del llanto en una desafortunada conferencia de prensa a la felicidad de un futuro mediato auspicioso para afrontar -se espera- la post pandemia con generación de mano de obra, desarrollo económico y mejoras en la alicaída economía local.
El gobernador Sergio Ziliotto -en el transcurso de menos de un mes- anunció la pavimentación de 40 cuadras, la finalización de la obra del histórico edificio del Cine Teatro Italiano que se reconvirtió en el moderno Centro Cultural Municipal y la construcción de 30 casas por intermedio del Plan Provincial de Viviendas «Mi Casa». Además, el presidente de la Nación, Alberto Fernández, en su visita a La Pampa anticipó que en Eduardo Castex se construirá un nuevo tanque elevado de 50.000 litros en la zona este y 2,5 kilómetros de red cloacal, con financiamiento del Ente Nacional de Obras Hídricas y Saneamiento Ambiental, por intermedio del Plan «Argentina Hace».
La gestión de Sergio Ziliotto y el diálogo fluido con los intendentes marca claramente una continuidad del mandato de Carlos Verna, pero tiene el beneficio de contar en la Casa Rosada con una gestión que abandonó el «látigo» y la «chequera» para alinear a los mandatarios provinciales, que sí tuvo que soportar el actual líder del PJ pampeano durante los cuatro años macristas.
Ziliotto logró modificar el estado de ánimo de la jefa comunal castense. Aún en medio de la pandemia, y después de varias asistencias económicas, anunció obras que le permitirán un promisorio 2021 a la gestión castense. Por eso, Curutchet que es la primera intendenta que llegó al sillón de la calle Padre Durando, esta semana confesó: «estoy feliz».
Admitió que el mandatario pampeano «interpretó las necesidades que existían en esta localidad, y trajo posibles soluciones».
«Los anuncios fueron los esperados, pero sorprendieron y superaron las expectativas que teníamos como gestión», destacó.
Curutchet está lejos de ser «ziliottista», pero quizás está más cercana al gobernador que al macrismo. Es más, durante la campaña proselitista no se manifestó alineada con el ex presidente, y en los festejos del triunfo electoral que se realizan tradicionalmente en la plaza General San Martín, no pasó desapercibida una extensa bandera de la centenaria UCR.

Elogios.
a intendenta castense hoy se permite elogiar medidas del gobierno provincial. Argumentó que personalmente siempre aspiró a que quienes ocupan cargos gubernamentales «interpretemos las necesidades de la gente».
«Es muy bueno que las cuestiones institucionales puedan superar las cuestiones políticas, y definitivamente podamos trabajar en forma unida», dijo. «Los momentos de campaña -reflexionó la castense- deben ser solamente procesos electorales, y después tenemos que cumplir con las responsabilidades que nos asignan los ciudadanos».
«Si este es el puntapié para una nueva forma de política, estoy agradecida», destacó.
Pero, el mayor elogio a la gestión ziliottista, fue porque las viviendas del plan habitacional que se anunció desde el Centro Cívico, serán por sorteo. «Esto es un paso muy importante para generar igualdad para quienes gobernamos y fundamentalmente para los beneficiarios de estos programas. Felicito estas decisiones y acompaño plenamente estas formas de gobierno», destacó Curutchet.
La jefa comunal castense no definió la gestión de Ziliotto, pero interpretando sus palabras, pareciera cercana a una cita del empresario estadounidense Arnold Henry Glasow: «Una de las pruebas del liderazgo es la capacidad de reconocer un problema antes de que sea una emergencia».