Dañaron la escultura símbolo del parque Oliver: “Rayo”

El parque Oliver, uno de los más visitados por los santarroseños, sufrió el ataque vandálico de desconocidos, que ocasionaron diversas roturas además de daños a la escultura símbolo del lugar: el caballo de chapa “Rayo” que está sobre el anfiteatro del paseo.
“Muy triste que pase esto… No solo en esta obra sino en muchas otras que ya han roto antes. Gracias a todos los que me escribieron por el apoyo. Trataremos de arreglarlo para que Rayo vuelva a ser parte del parque y los niños puedan seguir disfrutando”, escribió ayer Natalia Dittler, la escultora de la obra.
La obra apareció en estos días en el piso. El trabajo para dañarlo tuvo que haber sido entre varias personas ya que el caballo de chapa está montado sobre una base de hormigón y tiene un gran peso.
La obra fue realizada en el 2011, está situada sobre uno de los costados del anfiteatro y acompaña a las decenas de chicos y chicas que se reúnen para andar en skate, bicicleta o para competir en las batallas de rap libre. Además, muchos niños y niñas se suben a “Rayo” para sacarse una foto.
“En el caso del caballo, anduvo dando vueltas en distintos lugares hasta que surgió la chance de ubicarlo en un lugar público, y quedó en el Oliver. Estoy feliz de que esté ahí porque está bueno que circule tanta gente y niños, que sea parte de todos. Hace mucho que está y lo que me gusta de esta obra es que pasás por el parque y hay gente mirándolo, subiéndose, chicos sacándose fotos. Me pasó de entrar a esos sitios de compra y venta de cosas en Facebook y hay gente que tiene en su foto de perfil a sus hijos subidos al caballo, por eso que esté en el parque es hermoso”, dijo Dittler a este diario en una entrevista meses atrás.
Luis, placero del Oliver, dijo ayer a Radio Noticias que hubo otros destrozos en el Parque, todos cometidos en los últimos días. Los desconocidos dañaron, al parecer con una masa, un banco de ladrillos que después arrojaron a la fuente con agua que se ubica en el centro del paseo, frente a los juegos.
También rayaron y pintaron con aerosol las luminarias, aunque en ese caso fueron cuidadosos ya que les colocaron cinta aisladora para evitar cualquier tipo de cortocircuito.