miércoles, 18 septiembre 2019
Inicio La Pampa Deberá pagar multa de $27 mil

Deberá pagar multa de $27 mil

POR DEJAR CONDUCIR A UN MENOR EN LA RUTA

(General Pico) – El juez contravencional de General Pico, Maximiliano Boga Doyhenard, condenó ayer a pagar una multa de 27 mil pesos, al hombre que hizo manejar un vehículo a un niño de 10 años de edad, en la ruta provincial 1 entre General Pico y Sepluzzi. El magistrado condenó a Alejo Marcelo Barrera Molina, a pagar una multa de 27.746 pesos, por la infracción que es reprimida en el artículo 108 inciso primero del Código Contravencional Provincial, dado que le confió el manejo de un auto en una ruta provincial, a un niño de 10 años de edad. Esta es la primera sentencia que se dicta en La Pampa bajo las normas de nuevo Código Contravencional aprobado el 11 de abril pasado.
El juez también inhabilitó al adulto por un mes para conducir vehículos con motor. Además dispuso que deberá concurrir de manera semanal hasta fin de año, al Area de Tránsito del municipio local, «a efectos de modificar los comportamientos que incidieron en la comisión de la contravención».
El hecho ocurrió durante la mañana del sábado 3 de agosto, cuando Barrera Molina puso al volante de un automóvil Renault 19 a un niño de 10 años de edad, para que manejara en la ruta provincial 101 desde Speluzzi hasta General Pico. El niño, que es sobrino de la mujer que mantiene una relación de pareja con el infractor, fue filmado por este mientras manejaba.
En las imágenes del video que se hizo viral por las redes sociales y que incluso llegó a medios nacionales, se escucha a Barrera Molina darle indicaciones de manejo al menor, quien se muestra temeroso con la proximidad con otros vehículos que viajaban en sentido contrario.
«¡Acelerá maricón!. Fijate la agujita que vaya a 70, no te vengas para la banquina, que vaya más sobre la calle. No tengas miedo maricón, si vas bien ahí. No te vengas para la banquina maricón que vamos a romper las gomas, vos anda por tu carril. ATR (A todo ritmo) manejando piolón y manso con los pibes, guacho», se escucha.

Conducta irresponsable.
En la causa tomó intervención el fiscal Oscar Blanco, y al día siguiente de viralizado el video, personal policial de la Comisaría Primera, a cargo de comisario José María Giordano, identificó al titular del vehículo y secuestró el rodado, que estaba estacionado en un domicilio del barrio Villa Margarita de esta ciudad.
Ayer el juez contravencional, Boga Doyhenard dictó sentencia, en la que marcó que el infractor puso en un altísimo riesgo al niño.
«El niño se encontraba bajo su cuidado y guarda, y lejos de protegerlo lo expuso irresponsablemente a un riesgo altísimo al ponerlo al comando del automotor en la ruta, inclusive incitándolo a incrementar la velocidad en varias oportunidades mediante insultos. No caben dudas que con su accionar afectó seriamente la seguridad del tránsito vehicular, generando un peligro muy elevado y concreto. Es público y notorio que la seguridad vial a la fecha se encuentra en estado de emergencia, en razón del elevado número de víctimas producto de accidentes en las rutas pampeanas y de la alta incidencia en dicho resultado, que tiene el obrar imprudente y o negligente de conductores como el que se juzga. Su conducta, puesta en evidencia con crudeza en el video registrado, constituye un acto absolutamente temerario que generó una efectiva puesta en peligro del niño y de todas las personas que transitaban en ese momento por la Ruta 101», indicó.

Video viralizado.
En otro tramo del fallo, el juez agregó que «mayor reproche merece el haber filmado con su teléfono celular lo acontecido, y haberlo hecho circular a través de las redes sociales y via Whastapp, exponiendo públicamente al niño en razón de la viralización que se produjo del video, que alcanzó a ser publicado como noticia de primera plana en medios periodísticos digitales y televisivos de orden nacional».
Por último, consideró «necesaria la imposición de pena en los términos exigidos por la ley y con los alcances acordados por las partes. Sin perjuicio del arrepentimiento demostrado por el condenado, éste será sincero y completo si cumple debidamente con la instrucción especial acordada, que resulta el medio adecuado para modificar los comportamientos que incidieron en la comisión de la grave contravención reprochada».