Declararán emergencia por sequía en 13 departamentos

PRODUCTORES TENDRAN 90 DIAS PARA TRAMITAR PEDIDOS

Como conclusión de la primera reunión anual de la Comisión Provincial de Emergencia y Asistencia Agropecuaria, el gobierno pampeano ya prepara un decreto para declarar la emergencia agropecuaria por sequía en 13 departamentos de la provincia.
La Comisión, luego de escuchar los informes de representantes de los departamentos de Atreucó, Guatraché, Utracán, Hucal, Caleu Caleu, Lihué Calel, Curacó, Limay Mahuida, Puelén, Chicalcó, Chalileo, Loventué y Toay, definió dar inicio al trámite administrativo que derivará en la confección del decreto correspondiente.
La misma está compuesta por miembros de distintas entidades rurales, técnicos del INTA y representantes del gobierno, quienes el pasado lunes sostuvieron que la sequía que azota al sector traerá serias consecuencias sobre las economías regionales, por la escasa y nula producción agraria como también sobre los futuros rodeos bovinos y ovinos, incidiendo sobre la situación socio económica de las poblaciones de las zonas afectadas.

Déficit.
“Existe en esos departamentos un déficit hídrico importante por problemas de sequía, hubo previamente un par de presentaciones al respecto por parte de municipios y asociaciones de productores afectados más otras que hicieron personalmente varios jefes comunales. En virtud de esas solicitudes se conformó la Mesa de Emergencia”, contó el director de Agricultura, Carlos Ferrero quien destacó que la declaración de la emergencia afecta a “gran parte de la provincia”, puntualizando que, estimativamente, existe casi un 80 por ciento del territorio pampeano comprometido por la ausencia de precipitaciones regulares.
El funcionario destacó que de acuerdo a las expresiones de los intendentes, productores y representantes de entidades rurales, el panorama de déficit “es general para los mencionados departamentos, es una diagonal que cruza desde Victorica hasta Guatraché hacia el suroeste, las tormentas se han notado predominantemente hacia el norte provincial, no así para el sector sur donde no hubo precipitaciones, o fueron muy aisladas, de baja cantidad de milímetros”.

El decreto.
Las evaluaciones realizadas durante la reunión y la previsión de que las lluvias importantes recién llegarán en marzo, apuraron la decisión de elevar el pedido de emergencia a través del decreto declaratorio que se estima tendrá una extensión de seis meses. Finalizado ese período se evaluará el estado de situación para definir una posible prórroga, o finalización.
Una vez firmado y publicado el Decreto de Emergencia, los productores tendrán 90 días para realizar las declaraciones juradas. Este año, como novedad, podrán hacerlo a través de una aplicación creada por el Ministerio de la Producción a la que se accede por el sistema de telefonía celular o, en caso contrario, la misma podrá presentarse en formato papel.
Los datos, una vez en poder del Ministerio de la Producción, permitirán en cada caso conocer la afectación para posteriormente disponer en forma inmediata la asistencia financiera a fin de enfrentar la contingencia climática. “Es un área bastante grande, estamos hablando de que casi 10 de las 14 millones de hectáreas que tiene la Provincia, están afectadas por la sequía”, resumió Ferrero, en referencia a la sequía que está golpeando a las explotaciones agropecuarias establecidas en el suroeste provincial.
Además de los directores de Agricultura, y de Asuntos Agrarios, Alexis Benini, a la reunión asistió Mariano Méndez, profesor de cátedra del clima en la Facultad de Agronomía (UNLPam), quien según Ferrero alertó que “esta situación estaba pronosticada aunque no en la extensión que se terminó observando; según nos instruyó lo previsto era que la sequía afectaría a la altura del río Colorado, pero en realidad existió un corrimiento casi 400 kilómetros hacia el norte de la provincia”.