Inicio La Pampa Decomisan carne en mal estado

Decomisan carne en mal estado

TRANSPORTADA POR UN CARNICERO DE MAURICIO MAYER

El dueño de una carnicería de Mauricio Mayer y su hermano fueron detenidos en las primeras horas de la mañana de este viernes por efectivos policiales cuando comercializaban carne vacuna de dudosa procedencia en Winifreda. Transportaban los cortes cárnicos de manera clandestina en dos automóviles con vidrios polarizados y fueron capturados justo cuando los bajaban en una carnicería ubicada en el interior de un almacén.
Este caso tiene ribetes escandalosos porque, según dejaron trascender fuentes policiales y judiciales, el comerciante de Mayer quien atiene la carnicería «El Caldén» no tendría a su nombre la habilitación comercial: figura a cargo de su madre.
Este hombre acumula varias infracciones a la ley 817 que regula el abasto de carne, su industrialización, transporte y comercialización dentro de la Provincia de La Pampa y, por ende, al Código Contravencional de Faltas.
La última la cometió ayer a las 6.30 de la mañana en Winifreda hacia donde viajó con su hermano a bordo de dos vehículos: uno manejaba un Chevrolet Cruze, el otro un Renault Megane con vidrios polarizados. El comisario Juan Bustos Paulino, relató que su personal estaba patrullando las calles cuando observa esos dos automóviles estacionados en una carnicería instalada en un almacén, localizado al oeste del pueblo, manipulando carne sin las debidas condiciones higiénicas.

Intervención.
El conductor del Chevrolet era el carnicero de Mayer, quien descendió con un bulto sobre su espalda. Cuando los efectivos se acercaron a identificarlo su hermano se dio a la fuga en el otro auto, regresando minutos después a pedido de su familiar directo que lo llamó por celular.
«En el asiento trasero transportaba un cuarto con el costeletero y aducía que el baúl no se podía abrir. Dimos intervención a la Fiscalía de Santa Rosa, iniciándose actuaciones judiciales y pidiéndose la requisa del Chevrolet. Cuando fue autorizada secuestramos el resto del animal compuesto por un costillar y otro cuarto y en el Renault estaban dos paletas», detalló Paulino.
El procedimiento continuó con la detención provisoria de los hermanos -recuperaron la libertad a la tarde-, se realizó el secuestro de los automóviles y, posteriormente, se dictó la clausura preventiva del comercio dado que al inspeccionar una heladera detectaron más cortes expuestos para la venta sin sello de frigorífico.
Toda la carne fue analizada por dos veterinarios, uno de la Justicia de Santa Rosa y el otro el bromatólogo municipal, luego decomisada e incinerada en el basurero comunal dado que no era apta para el consumo humano desde el momento en que perdió la cadena de frío al ser transportada en condiciones antihigiénicas, mientras que los autos quedaron precintados con la faja de secuestro.
En la dependencia policial, el carnicero de Mayer declaró que le había comprado el vacuno a un productor de Colonia Barón. Los efectivos determinaron que la habilitación comercial de su carnicería está a nombre de su madre. Su hijo, la semana pasada, había sido detenido en Winifreda cuando transportaba 40 kilos de carne bovina en una Pick up.

Clausurado y apertura.
Su local comercial fue nuevamente clausurado ayer por la Jueza de Faltas Andrea Luz, luego que la bromatóloga municipal Antonella Rossi, acompañada por personal policial, realizara una inspección ocular y secuestrara 38 kilos de carne sin sellos. Por su parte, la Jueza de Faltas de Winifreda, María Vara, ordenó la habilitación provisoria de la carnicería de esta localidad.
«Seguramente muchos se preguntarán por qué se quema tanta carne y se hace para no poner en riesgo la salud de la población más teniendo en cuenta que en la carnicería local hasta se preparan viandas; y hemos recibido quejas de que supuestamente desde Mayer abastecen a distintas parrillas locales». Ante esto, Paulino fue consultado sobre si los comerciantes que reciben esta carne entienden que ponen en riesgo la salud de los consumidores y en tal sentido respondió: «Deberían saberlo; las condiciones en que traen la carne no son ideales, la sanidad no se estaría cumpliendo».