Inicio La Pampa Decomisan una carga de carne de cerdo

Decomisan una carga de carne de cerdo

LONQUIMAY: MERCADERIA VALUADA EN MEDIO MILLON DE PESOS ERA TRANSPORTADA SIN HABILITACION Y SIN EL FRIO SUFICIENTE

Personal policial de Lonquimay decomisó carne de cerdo que ingresaba en un camión a la localidad y no contaba con la habilitación ni el permiso correspondiente y tampoco cumplía con la temperatura exigida. Al conductor, de Santa Rosa, que iba junto a otro hombre en el rodado se le labró un acta de infracción con intervención de la Dirección de Ganadería de la provincia. En tanto los productos cárnicos, se estima valuados en medio millón de pesos, fueron incinerados y enterrados en el basurero municipal.
Voceros de la subcomisaría local dijeron a este diario que el jueves a media mañana, se llevaba a cabo un operativo de control vehicular en el acceso principal al pueblo por ruta nacional 5.
Alrededor de las 11.30 horas ingresó un camión Mercedes Benz 712 con caja térmica. Procedía de un frigorífico de la localidad bonaerense de General Villegas, cargado con 29 medias reses de cerdo, y varios cortes: 11 costeleteros, 16 costillares, y bondiolas en tres bolsas de nylon. «Era un distribuidor, tenía como destino final la capital pampeana, aunque se sospecha que ya habían vendido parte de la mercadería en otras localidades», señalaron las fuentes consultadas. Si bien no está claro por dónde ingresaron a La Pampa, de acuerdo a los dichos de los intermediarios a la policía lo habrían hecho por la ruta nacional 5.
La policía les pidió las habilitaciones del Senasa, pero no las poseían. «El camión transportaba carne de cerdo sin la habilitación del Senasa y tampoco tenía el permiso de tránsito (de la carga)», explicaron los voceros.
Además se convocó a personal de Bromatología municipal, desde donde constataron que la temperatura no era la adecuada para el transporte de la carne. «Bromatología verificó que la cadena de frío no cumplía con los parámetros establecidos». Asimismo «había contaminantes físicos y químicos adentro de la caja, como así también gran parte de la mercadería viajaba en el piso de la caja, que tenía óxido», indicaron.
Por su parte, el manipulador y el chofer del camión, ambos de Santa Rosa, «no tenían la libreta sanitaria». La carne, por su parte, «era bien habida, contaban con las boletas de compra y sellos (en su mayoría, porque algunos cortes no estaban rotulados correctamente».

Incineración.
Por no contar con una serie de requisitos que establece el Código Alimentario, la policía decomisó los productos cárnicos. «Con personal municipal y policial, se llevó la carga al relleno sanitario, se incineró y se enterró con una pala de la comuna, ante la presencia de testigos civiles», dijeron los voceros.
Se les labró un acta de infracción a la ley provincial 817, con intervención de la Dirección de Ganadería.
El camión, por su parte, quedó retenido porque los dos ocupantes carecían del carné habilitante para manejar este tipo de vehículos.