Inicio La Pampa Dejó su casa diez años y se la estaban desvalijando

Dejó su casa diez años y se la estaban desvalijando

CON UN TAXIFLET

Un impresionante hecho policial ocurrió el jueves en Santa Rosa cuando un hombre y una mujer intentaron desvalijar una vivienda santarroseña que está deshabitada hace más de 10 años. Por la mañana rompieron una puerta y por la tarde contrataron un flete para cargar muebles y electrodomésticos, pero los sorprendió la policía.

La información fue confirmada a LA ARENA por fuentes de la Seccional Tercera de la Policía de La Pampa quienes intervinieron en el episodio y, según dijeron, la primera presencia ocurrió en horas de la mañana. Fue cuando un vecino de la zona llamó al 101 y alertó sobre la rotura de la puerta de una casa ubicada en la calle Joaquín V. González al 100, entre Quintana y Sarmiento, en pleno centro de Santa Rosa.

Al llegar al lugar, los efectivos constataron la rotura de la puerta y comenzaron a trabajar en la identificación de los habitantes o titulares de la casa. Después de algunos minutos pudieron establecer que se trataba de una familia cuyos integrantes viven en la localidad de Miguel Riglos.

Sin embargo, la hija del propietario se encontraba en Santa Rosa, por lo que al cabo de unos minutos se pudo acercar hacia el lugar. Tras ingresar pudo observar que en un principio no se habían llevado ninguna pertenencia. «Cuando ingresó no notó ningún faltante y nos dijo que la casa estaba deshabitada hace más de 10 años», relató la fuente consultada.

Con flete.
Tras algunos minutos en el lugar, la mujer logró asegurar la puerta dañada y junto con los efectivos se retiraron del lugar. Sin embargo, el episodio no terminó ahí, ya que en horas de la tarde otro vecino alertó a la policía de que en la misma casa que a la mañana había sufrido la rotura de la puerta, ahora había un taxiflet sobre la vereda y dos personas que se disponían a cargar muebles y electrodomésticos.

«Afortunadamente justo llegamos y los encontramos con el flete en la vereda y todavía no habían cargado nada. Pudimos detenerlos de inmediato: tienen alrededor de 30 años y antecedentes, incluso una causa por usurpación en una casa de la calle Suipacha», indicaron ante la consulta de este diario.

Inmediatamente las dos personas fueron detenidas y se comprobó que eran las mismas personas que a la mañana ingresaron al lugar. Con las horas, además, se estableció que habían robado una bicicleta y una heladera del lugar. Tras las diligencias de oficio fueron notificadas en libertad a disposición de la justicia.