Inicio La Pampa Denuncia ante la FIA por el suicidio de un policía

Denuncia ante la FIA por el suicidio de un policía

El hermano de Gastón Jesús Ariel Rodríguez (34) un efectivo policial que se quitó la vida en General Acha, presentó una denuncia en la Fiscalía de Investigaciones Administrativas (FIA) porque considera que «hubo responsables» y exige una rápida resolución. «Le soltaron la mano», afirmó
Jorge Ramón Gómez relató a LA ARENA su versión de lo que ocurrió con su hermano, que terminó con la trágica decisión de quitarse la vida. «El era efectivo de la Policía de La Pampa», que prestó servicio en General Acha y luego fue trasladado al Puesto Caminero de Padre Buodo. «El día 7 de enero de este año se quitó la vida», dijo.
Para él, hubo varias razones que llevaron a su hermano a tomar la decisión, relacionadas a problemas personales y laborales. «El venía comentándome desde el año pasado, yo tengo audios, que estaba siendo hostigado laboralmente, estaba siendo recargado», contó y agregó que en un momento «tuvo un altercado». Esto motivó la solicitud de baja, pero «no se la dieron».
En cambio, «le dieron vacaciones e inclusive después estuvo con carpeta psicológica durante cinco meses. Lo estaban mandando acá a Servicios Sociales de la Policía, una vez por semana según me comentaba».
Sin embargo, para Jorge el problema fue que «hubo personas muy apresuradas a firmar un alta médico y para firmar un traslado. El tenía un serio problema de alcoholismo y ya había sido sancionado en el 2017 por ese problema. Ellos sabían de su situación».

Reintegro a la fuerza.
Tras estar cinco meses con la carpeta psicológica, explicó su hermano, le otorgaron el alta. Durante su relato, comentó que cuando le dieron el alta y lo reintegraron, fue trasladado «automáticamente a Padre Buodo».
«Con qué criterio no sé, porque era una persona que tenía antecedentes de alcoholismo, que lo tendrían que haber pasado a tareas administrativas y hacer un seguimiento», sostuvo Jorge.
«No estaba apto, por lo menos para tener un arma en la mano. Creo que no le deberían haber dado el alta, o tendrían que haberle dado tareas administrativas, con un seguimiento exhaustivo», insistió y remarcó que «un problema de alcoholismo no se resuelve en cinco meses con una carpeta».

«Hubo negligencia».
Jorge recordó que, en una charla, su hermano le había comentado «que existía la posibilidad, que hubiese lo más coherente, que lo trasladaran a la Unidad Regional a hacer tareas administrativas». Sin embargo, esto no ocurrió por lo que consideró que «hubo un abandono de persona, negligencia por parte del servicio de salud policial».
«Hubo muchos responsables», remarcó y explicó que por estos motivos hizo una «presentación en la Fiscalía de Investigaciones Administrativas denunciando esta situación. La hice el día 14 de enero, a la semana, y todavía no tuve ninguna respuesta».
«Pero sí la Jefatura de la Policía resolvió que ante la situación dada, el hecho, no es responsabilidad de ellos. Los problemas psicológicos que él pudo haber tenido, no eran propios del trabajo que él desempeñaba», agregó en alusión a una misiva que le enviaron a la pareja de su hermano.

«Le soltaron la mano».
Jorge insistió en que «hubo responsables muy directos. Primero por parte del comisario de Acha, por el hostigamiento hacía el. Después por parte del personal de sanidad, que firmaron un alta muy apresuradamente y el peor error fue haberle reintegrado el arma, porque se quitó la vida con el arma reglamentaria».
«Cuando tuve un charla con el comisario, el me dijo que si se quería matar lo hubiese hecho con cualquier cosa. En un estado como en el que estaba esa noche, si habían hecho su trabajo los de sanidad y del equipo psicológico, esa noche no podría haber tenido 2,33 gramos de alcohol en sangre con un arma en la mano. Ahí está la gravedad», advirtió.
El objetivo de Jorge es que su hermano «no quede como que fue un borracho más que se suicidó, sino para que no siga pasando porque no es el único caso. Yo no quiero ni busco ningún tipo de indemnización, lo único que quiero es que salgan los responsables y digan ‘flaco, metimos la pata’. Que digan que ‘Gastón era un buen pibe, le soltamos la mano’, que fue lo que pasó. Le soltaron la mano», concluyó.