Inicio La Pampa Denuncia por comida en mal estado

Denuncia por comida en mal estado

Un grupo de vecinas del barrio Fonavi 42 de esta ciudad denunció que en el Comedor Municipal les dieron comida en mal estado y por eso algunas de ellas debieron recurrir al hospital Evita para ser atendidas. Desde la comuna se acercaron al lugar para hacer un relevamiento de lo sucedido y admitieron que los reclamos coinciden respecto a las consecuencias que produjo la vianda entregada el día miércoles.
Ayer al mediodía un llamado telefónico a esta redacción alertó sobre lo que estaba sucediendo en el Comedor que funciona en la calle Pestalozzi, casi General Acha. Allí un grupo de mujeres de distintas edades mostraban su malestar y pedían ser atendidas por los responsables del lugar para que les dieran explicaciones.
«Nos dieron un guiso que ya con el olor te dabas cuenta, y la comida estaba súper ácida. Mi hija tuvo que ir al médico porque se re descompuso y a muchas personas les pasó lo mismo, y esto viene de antes, nos dan una comida como si fuéramos perros», se quejó una mujer en momentos donde la cocinera y dos soldados del Ejército servían el menú del día conformado por pollo con puré. Más de una decena de personas esperaba por su porción.

Investigación.
En ese momento también estaba dentro del establecimiento Sofía Pérez Dupont, directora de Niñez, Adolescencia y Familia de la municipalidad, quien atendió a LA ARENA y explicó que anotaba caso por caso para investigar y saber lo que sucedió.
«Vine en este momento de emergencia pero la verdad que no es mi área, en Desarrollo Social está el director aislado, distintas autoridades aisladas y debemos atender las distintas demandas que surgen, por eso vine con una psicóloga para saber bien cómo es la situación y estoy tomando por escrito cada denuncia detallada. Por supuesto que están en su derecho a reclamar y en verdad todos describen síntomas parecidos, por lo tanto se buscará saber bien qué es lo que sucedió», explicó Pérez Dupont.
Mientras tanto, algunas mujeres se mostraban nerviosas fuera del Comedor y a raíz de ello arribó una patrulla con dos efectivos para calmar los ánimos. En el lugar había mujeres adultas, de mediana edad con hijos menores y también embarazadas.