Inicio La Pampa Denuncia por irregularidades

Denuncia por irregularidades

AREA DE FERTILIZANTES Y ENMIENDAS DEL SENASA

El año pasado, la discusión respecto al uso de agroquímicos en la actividad agropecuaria estuvo atravesada por varias polémicas en la provincia de La Pampa. Una de ellas, la denuncia de vecinos de Miguel Riglos por la pasividad de las autoridades competentes ante un productor que fumigaba a metros de las viviendas particulares, terminó con el Director de Agricultura despedido de su cargo por el entonces gobernador Carlos Verna.
Ayer, el sitio de noticias Bichos de Campo, del periodista Matías Longoni, reveló en las últimas horas un hecho que suma otra preocupación a quienes ven con desconfianza a la industria de los fitosanitarios. Una joven estudiante de Agronomía, que recién el año pasado obtuvo su título profesional, estuvo durante los últimos doce años a cargo de evaluar los fertilizantes que querían registrarse en el Senasa para salir al mercado.

Empresas preocupadas.
El caso, según informó el periodista, se conoció a partir de una nota que representantes de empresas dedicadas al rubro le enviaron a las nuevas autoridades del Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa), a quienes les solicitaron que extremaran las precauciones para asegurar la máxima transparencia en los trámites de evaluación y aprobación de agroquímicos, fertilizantes y insumos biológicos.
«Fue un pedido que hicieron los representantes de varias empresas dedicadas a esos rubros luego de un incidente que no llegó a escándalo de pura casualidad: durante años hubo evaluaciones a cargo de una persona que no había completado sus estudios universitarios», sostuvo el cronista. «Desde por lo menos 2007 algunas evaluaciones de nuevos productos en el Senasa, básicamente las referidas a los fertilizantes que salieron al mercado, fueron realizadas por una estudiante de ingeniería agronómica que recién el año pasado pudo completar sus estudios. Ejercía como agrónoma en el organismo público sin poseer el título», añadió.

Matriculados.
«Nos dirigimos a usted los abajo firmantes, directores técnicos de empresas registrantes en la Dirección de Agroquímicos y Biológicos, a fin de solicitar en forma urgente que mediante una disposición o resolución solicite en un plazo no mayor de los 15 días que todos los profesionales del Senasa con cargos técnicos estén matriculados en los colegios o asociaciones de acuerdo a sus títulos o incumbencias», reza la nota que le enviaron el mes pasado a Ricardo Negri, quien días después, con el cambio de Gobierno, sería reemplazado por Carlos Paz, designado en esa función por el presidente Alberto Fernández.
La persona que trabajó en el Senasa evaluando los nuevos agroquímicos y fertilizantes que pedían autorización para ingresar al mercado fue Carla Louge. Según Longoni, la mujer trabajó más de diez años en la dirección que se ocupaba de verificar y aprobar los productos que solicitaban autorización para entrar en el mercado local. «Louge se ocupaba de llevar adelante los análisis técnicos sobre fertilizantes y puso su firma en muchos expedientes… Sin tener el título de ingeniera agrónoma que la habilitara para hacerlo», explicó el periodista.

Pedidos de sumarios.
El artículo asegura que desde noviembre se conocía la situación y que el hecho motivó algunos pedidos de sumarios internos que sugerían que la funcionaria habría favorecido a algún grupo de empresas sobre otras. «Bichos de Campo» reveló que la empleada no fue sancionada y tampoco sus superiores. En cambio, dispusieron su traslado a una dependencia del interior de la provincia de Buenos Aires.
«La Ingeniera Agrónoma Carla Louge se desempeña en el área de fertilizantes desde el año 2007 y como Coordinadora del Area de Fertilizantes y Enmiendas (Resolución Senasa 712/19) desde mayo de 2019. En sus 12 años de trabajo en el organismo ha demostrado eficiencia, capacidad y honestidad en el trabajo de evaluación de productos a los fines de inscripción en el Registro Nacional de Fertilizantes, Enmiendas, Sustratos, Acondicionadores, Protectores y Materias Primas, en cumplimiento de la Resolución Senasa 264/11, entre otras tareas que desarrolla tendientes al funcionamiento del área de su competencia», informó el Senasa al respecto.

Certificado.
Otro de los datos que reveló Longoni en su artículo fue un certificado de la Facultad de Ciencias Agrarias y Forestales de la Universidad de La Plata, fechado en febrero de 2019, en el que se habilitaba a la funcionaria del Senasa a rendir el examen de la materia Cerealicultura en marzo de ese año. Es decir, que hasta febrero del año pasado la funcionaria no contaba con título habilitante.
En su defensa, la crónica cita a fuentes del Senasa que confirmaron «la irregularidad evidente», pero explicaron que la mujer no era quien hacía la aprobación final de los productos sino que su tarea se limitaba a evaluar la información técnica requerida para llevar a cabo los trámites. «Las resoluciones para aprobar tal o cual Registro eran finalmente firmadas por el director de Agroquímicos, Diego Ciacaglini, o por el responsable de la Dirección Nacional de Protección Vegetal, Diego Quiroga, quien acaba de ser confirmado en su puesto por las nuevas autoridades», informó.