Denuncian a la Jefatura

UNA EMPRESA DE VIGILANCIA PRIVADA

El titular de la empresa de vigilancia privada “Aguila”, Félix Ramón Pereyra, se presentó el miércoles de la semana pasada en la Fiscalía de Investigaciones Administrativas un pedido para que se investigue por “abuso de autoridad” al jefe de la Policía Provincial y a tres integrantes de la Jefatura. El planteo remite a situaciones que implicarían un “incumplimiento de los deberes de funcionario público” de parte de las autoridades policiales.
Además del comisario Roberto Ayala, jefe de la Policía pampeana, la denuncia de Pereyra menciona también al jefe del Departamento operaciones Policiales D-3, Eduardo José Palau; a la encargada del área que controla la aplicación de las leyes provinciales 825/84 y 2037/03, Claudia Marilú Rubin, y al oficial inspector Walter Widmer, integrante del Departamento Operaciones Policiales D-3.
En su denuncia, el titular de “Aguila” detalló a la FIA un par de casos de personas que sin contar con los requisitos necesarios, recibieron la autorización de la Jefatura de Policía para desempeñarse como vigiladores, y advirtió por la existencia de dos personas, hermanos, que sin revestir como vigiladores cumplen con esa función en un conocido barrio de la ciudad.
En otros casos, hay trabajadores que se desempeñan con credenciales provisorias expedidas por la Jefatura de Policía, una categoría que no está prevista en ninguna ley.
En contraposición, la renovación de los carnés que ha solicitado su Agencia, aún no se ha concretado, situación que el empresario interpretó como una represalia hacia su persona.
Precisamente, este excesivo celo en cuanto a las condiciones que tiene que cumplir su agencia, y la mirada relajada hacia casos evidentes de incumplimiento legal, motivaron la denuncia ante la FIA.
“Por todo lo expuesto, señor Fiscal, considero que no se puede admitir vivir como en una selva, carentes de garantías constitucionales, donde se premie el irrespeto a la Ley a merced de determinados actos de funcionarios policiales, en este caso, que sin sujeción a principio alguno adoptan decisiones como en una monarquía”, planteó Pereyra.
Su pedido concreto fue el inicio por parte de la FIA de “investigación administrativa” contra esas personas y por esos motivos, y si correspondiere, una posterior denuncia penal contra ellos.

No fue notificado.
El jefe de la Policía pampeana, comisario Roberto Ayala, informó ayer que desconocía la existencia de la denuncia de Pereyra ya que hasta el momento en ser contactado por LA ARENA, no había sido notificado de ella. “Es cierto que todas las resoluciones referidas a estos temas las firmo yo, como jefe de la Policía, pero hasta ahora no tengo conocimiento de lo que usted me está consultando”, se excusó el funcionario policial.