Inicio La Pampa Denuncian abandono de Parque Lihue Calel

Denuncian abandono de Parque Lihue Calel

TURISTAS DE REALICO VOLVIERON DECEPCIONADOS

Una familia de Realicó se acercó a esta corresponsalía para denunciar el «deplorable» estado del Parque Nacional Lihue Calel y de Casa de Piedra, entre otros promocionados sitios turísticos del sur provincial. Según su relato, durante el pasado fin de semana largo intentaron realizar un circuito turístico en La Pampa, pero volvieron decepcionados: «Llegamos a Lihue Calel luego de recorrer una ruta (nacional 152) deplorable y nos encontramos con un parque nacional cerrado, abandonado, con un cartel y barricadas que no permiten el acceso. No hay persona alguna que informe y todo se encuentra abandonado. Aunque el paisaje es hermoso, el lugar es deplorable», advirtieron.
La familia observó que en su página oficial, el gobierno pampeano promociona a Lihue Calel como un importante sitio turístico: «es el único parque nacional de La Pampa, ubicado en el centro de la provincia, unos 230 kilómetros al sudoeste de Santa Rosa, y en sus 32.000 hectáreas cuenta con un paisaje de serranías (Sierras de la Vida) y pequeños arroyos que lo convierten en un oasis en medio de la región semiárida».
Entre otras atracciones se mencionan el «Valle de las pinturas», una muestra de arte rupestre de pueblos originarios, que «junto a la variada flora y fauna silvestre hacen de este lugar un sitio propicio para el contacto con la cultura y naturaleza». Sin embargo, «está cerrado y no hay ninguna persona para consultar» lamentaron los miembros de la familia, que recorrieron más de 300 kilómetros para llegar.
La página agrega que cuenta con «sanitarios con lavatorios, inodoros y duchas con agua caliente, fogones, parrillas con bancos y área de sombra», entre otros servicios. «Nada de eso, son todas mentiras» agregaron los viajeros, y contaron muy ofuscados que debieron «hacer nuestras necesidades en el campo».
También se promociona el edificio «Likan Mapu», construido con piedras hacia 1890, recientemente refaccionado y ubicado en proximidades del área de acampe, ideal para observar «de manera amena y entretenida aspectos del entorno natural y su relación de las personas». Su objetivo es que los visitantes conozcan y valoren el lugar donde se encuentran. «Todo estaba clausurado, no había ninguna persona para informar», reiteró la familia.
También dejaron ver su tristeza por el estado del cauce del río Salado, que nace en San Juan y «se encuentra seco», y por la represa de Casa de Piedra alimentada por el Río Colorado y que se encuentra casi seca: «las provincias hermanas nos cortaron el agua y el daño es enorme en el sur de nuestra provincia», lamentaron.