Inicio La Pampa Denuncian agresión en la X Brigada a un soldado voluntario

Denuncian agresión en la X Brigada a un soldado voluntario

La familia de un joven de 22 denunció que fue golpeado y maltratado por las autoridades de la X Brigada Mecanizada de Toay, quienes a su vez le iniciaron una causa «por desertor», por lo que temen que sea detenido.
Gonzalo Jesús Méndez sufre una verdadera pesadilla desde octubre del año pasado y su caso ya llegó a la Justicia Federal. También interviene la Procuvin (Procuraduría de Violencia Institucional). Su familia denunció que un superior le fracturó la nariz con un golpe de puño y que desde el Ejército toman distintas represalias porque denunciaron los maltratos «tanto físicos como psicológicos». Pese al pedido de la baja, en la X Brigada no se la otorgaron y, por el contrario, le iniciaron una denuncia militar por «desertor» del Ejército Argentino.
«Gonzalo se inscribió como soldado voluntario pero los problemas comenzaron en octubre del año pasado cuando le diagnosticaron Covid-19. Fue al hospital de Toay y de ahí lo mandaron diez días a casa, pero tras ese plazo seguía con síntomas, presentamos un certificado que seguía afectado y a partir de ahí comenzaron las represalias. Lo hacían trabajar como si estuviera sin ningún problema», contaron familiares de Méndez a LA ARENA.
«En el Ejército le decían que ‘no sea maricón’ y que ‘eso del Covid no existe’, pero lo peor llegó cuando un cabo, durante una práctica le dio un golpe de puño que le provocó una grave fractura en su nariz. Cuando fuimos a hablar nos dijeron que esas eran ‘prácticas habituales’. Tenemos todos los certificados que prueban la lesión, lamentablemente hay muchos chicos que sufren lo mismo, eso es tierra de nadie porque ellos dicen que es algo habitual. En el caso de Gonzalo el instructor de artes marciales fue quien le produjo la fractura».
Todo lo que siguió fue una pesadilla para el joven y su familia y por eso en abril pasado le enviaron una carta documento al coronel Hugo Soria, a cargo de la Brigada Mecanizada, solicitando la baja voluntaria de Gonzalo. Pero no hubo respuesta.
«No aceptan recibir ninguna documentación de nuestra parte, ayer cuando llamé para preguntar si la habían recibido me contestaron que ellos no recibieron nada y que por eso le hicieron una causa militar por deserción, que es una falta grave y por lo que podrían enviarlo preso. Eso lo giraron a Santa Rosa y argumentan que como no presentó la baja lo incluyen como desertor. Lo obligaban a presentarse porque sino queda detenido, pero Gonzalo no quiere saber nada, tiene mucho miedo. Estamos viviendo todo esto con mucha angustia y desde hace tiempo que Gonzalo está yendo a una psicóloga, es un proceso interminable», lamentaron en la familia.

Denuncias y certificados.
Todo lo expuesto por Méndez está respaldado por documentación. Los certificados médicos, los pedidos de baja y la recomendación psicológica. La familia hizo las denuncias policiales y judiciales y acudieron a la Procuvin, que dio intervención a la jueza federal Iara Silvestre.
«Nosotros no tenemos abogado defensor y quedamos ante la encrucijada de tener a alguien que depende de quienes nosotros denunciamos, todo esto sucede porque todavía se rigen bajo leyes militares de la Dictadura, pero sabemos que hubo otros dos chicos lesionados de gravedad. A uno de ellos le pusieron una bolsa en la cabeza y le pegaron. Y pasan esas cosas y después los obligan a no desertar. Nosotros queremos terminar con esta pesadilla, todo lo que decimos está documentado y lo hacemos público porque es muy grave lo que está pasando, nadie merece ser tratado de esta manera», resaltaron desde la familia de Gonzalo.