viernes, 18 septiembre 2020
Inicio La Pampa Denuncian hechos de violencia

Denuncian hechos de violencia

EN LA CAJA COMPLEMENTARIA DE LA UNLPAM

Una empleada de la Caja Complementaria de la UNLPam presentó una denuncia contra la gerenta y su esposo, también empleado del organismo, por hostigamiento y violencia. Referentes del Protocolo de Intervención Institucional ante situaciones de Violencia de Género solicitaron medidas urgentes, pero hasta el momento no obtuvieron respuesta.
La mujer afirmó que tomó la decisión de hacer pública la situación ante la «violencia laboral» que padeció, sumada a la «la falta de respuesta y la dilación por parte del Rectorado, lo que genera una violencia psicológica».
En la declaración que brindó, facilitada a LA ARENA por la denunciante, explicó que todo ocurrió «en la Caja Complementaria de la UNLPam, sede Santa Rosa, que funciona recibiendo los aportes de los afiliados docentes y no docentes».
Todo ocurrió a partir del 2015, «previo a esto yo tenía buena relación con mi jefa que es la gerenta, incluso nos juntábamos a comer con el grupo de trabajo, mi suegra en ese momento también trabajaba allí», contó. Ese mismo año, la denunciante atravesó una situación familiar, que derivó en una denuncia, que luego le generó problemas en el trabajo. Esto se debe a que la gerenta tenía una relación de amistad con la suegra, involucrada en la presentación penal.
«En adelante comenzaron los problemas, empezaron a impedir realizar mi trabajo y me trataban con hostilidad, en función de todo lo que decía mi suegra. Comencé a vivir situaciones de hostigamiento y violencia permanente», contó y agregó que comenzó a sufrir «ataques de pánico», por lo que tuvo que recurrir a «tratamiento terapéutico y psiquiátrico».
En la denuncia, advirtió que habían empezado a retirarle el trabajo. Esto incluyó la imposibilidad de «dar información» y «atender más a las personas que consultaban por asistencias económicas. Comenzaron a reducirme tareas, al mes me di cuenta de que no tenía actualizado el sistema, pedí varias veces que me lo actualizaran y no lo hacían».
Según su relato, «las agresiones y persecuciones eran diarias, y continuaron los comentarios ofensivos y humillantes. Además de la violencia diaria, recuerdo algunas situaciones particulares», que involucraban también al esposo de la gerenta, que cumplía tareas como programador de sistemas.

Medidas urgentes.
La situación de hostigamiento denunciada, según la mujer, la obligó a recurrir a terapia y asistencia psiquiátrica, con la que está hace tres años. «Ambas me han planteado que no puedo volver a mi ámbito laboral pero si no vuelvo pierdo mi trabajo», afirmó.
Luego de la presentación de la denuncia ante las referentas del Protocolo e Intervención Institucional, las profesionales la entrevistaron y emitieron un documento donde señalaron que «la situación de violencia laboral puede ser enmarcada en una situación de violencia de género, a raíz de que el comienzo en las agresiones tienen inicio en un hecho concreto: la denuncia realizada por la trabajadora (debido a una situación familiar)».
Por estos motivos, concluyeron que «la situación denunciada queda enmarcada en lo que este protocolo establece como discriminación, violencia de género y acoso. Se considera de real importancia el hecho de analizar la posibilidad de toma de medidas urgentes que impliquen la movilidad del lugar de desempeño de tareas de la víctima a fin de hacer cesar de forma inmediata la violencia sufrida». Esta decisión, según contó la denunciante, fue elevada al Rectorado en 2019, pero aún no obtuvo respuesta alguna. Además, se encuentra sin asistir a su lugar de trabajo por una medida cautelar que interpuso su abogado.

Sin el recibo.
En un breve intercambio con este diario, la denunciante aclaró que si bien la Caja Complementaria funciona como un ente autónomo, las autoridades son designadas por el rector de la UNLPam. A su vez, sostuvo que «hace un año que no puedo disponer de mi recibo de sueldo, porque no me lo entregan. Después de solicitarlo por las vías que corresponden sin tener respuesta alguna». Por otro lado, precisó que «intervino el gremio Utedyc solicitan por nota y reuniones con autoridades por mi situación y de anteriores empelados por la misma forma de actuar de la gerenta».