Inicio La Pampa Denuncian que Baraldini incumple la prisión domiciliaria

Denuncian que Baraldini incumple la prisión domiciliaria

El Movimiento Popular Pampeano por los Derechos Humanos denunció que el ex jefe de la Policía provincial durante la última dictadura cívico-militar, Luis Enrique Baraldini, camina «muy campante y gozando de una libertad cuestionable y repudiable» en Capital Federal, donde fue advertido por una víctima, incumpliendo con las medidas de arresto.
La organización advirtió que el ex militar fue visto ayer a las 11.46 y se preguntó: quién controla la situación y cumplimiento de las penas sobre los condenados tras la sentencia dictada en este caso por el Tribunal Oral Federal.
En agosto pasado, Baraldini fue condenado por el TOF a 25 años de prisión e inhabilitación absoluta y perpetua en el juicio de la Subzona 14 II, por 214 delitos de lesa humanidad -como asociación ilícita, secuestros y torturas- cometidos durante la última dictadura en la provincia.
El ex militar en 2003 estuvo prófugo de la justicia argentina en Bolivia hasta que fue capturado en el año 2011, por lo que pudo evitar así su participación como imputado en el primer juicio realizado en La Pampa en 2010 contra un grupo de represores pampeanos. Ahora fue condenado junto a otros 14 ex militares y ex policías, y también está imputado en el tercer juicio.

«Estaba solo».
Fue visto por una víctima de la Subzona. «El genocida estaba absolutamente solo sobre la calle avenida Rivadavia 6647 en el barrio de Flores de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, sentado en un asiento de cemento sobre la vereda del Banco Piano, con un atuendo descontracturado y revisando sus mensajes de celular. La dirección está a sólo tres cuadras en donde el genocida fijó en la instrucción su domicilio particular», se indicó.
El movimiento de derechos humanos también advirtió en un comunicado que el encuentro de una víctima con el represor, «demuestra la impunidad que han tenido y sigue teniendo Baraldini» porque «no es la primera vez» que se lo ve con esta libertad. En su momento, fue advertido por «una víctima que venía viajando en transporte público donde el propio Baraldini también viajaba y fue recibido por un escrache popular».
«En estos últimos dos años La Pampa ha vivido el histórico juicio a los represores, y las víctimas han testimoniado el dolor de aquellos años obscuros, por lo que significa la búsqueda de memoria, verdad y justicia pedimos cárcel común y efectiva a los genocidas. No olvidamos, no perdonamos», finalizó.